Publicidad

Los cereales en la alimentación infantil: el arroz

Los cereales en la alimentación infantil: el arroz
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La OMS recomienda lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses del bebé, y salvo que el pediatra indique lo contrario, la introducción de otros alimentos en la dieta no debe llevarse a cabo antes de ese momento, y siempre como complemento a la lactancia y no en sustitución a ella.

A la hora de comenzar con la introducción de los cereales en la dieta del bebé siempre surgen dudas sobre qué tipo de cereales son los más adecuados para empezar. Hace unos años se recomendaba empezar primero ofreciendo los cereales sin gluten y dejar el gluten para más adelante. Sin embargo, en la actualidad no hay evidencia de que retrasar el gluten más allá de los seis meses prevenga la aparición de alergias.

En cualquier caso, es común que las familias comiencen ofreciendo primero cereales sin gluten, destacando entre todos ellos el arroz, pues en un cereal con grandes propiedades nutricionales, muy versátil en la cocina y que gusta mucho a los niños. Así que hoy vamos a repasar cómo introducir el arroz en la dieta del bebé.

Arroz, el cereal más consumido en el mundo

el arroz en la dieta

El cereal es una semilla de ciertos tipos de hierba. Una vez retirada la capa externa protectora queda el grano comestible. Se divide en tres partes: capa de salvado (es la capa exterior, muy rica en fibra), germen (se encuentra en el interior y contiene la mayor parte de los nutrientes), y el endospermo, que es la parte en la que hay mayor cantidad de hidratos.

Los cereales refinados pierden el salvado y el germen, por lo que nutricionalmente son menos interesantes. Los integrales si conservan todos los nutrientes, siendo especialmente destacable su alto contenido en fibra.

El arroz pertenece a la familia de las gramíneas y es el segundo alimento más consumido en todo el mundo, constituyendo la base de la alimentación de un tercio de personas, especialmente en países asiáticos. Se cultiva en zonas húmedas y templadas, siendo China el mayor productor mundial de este cereal.

El arroz es originario de Asia tropical y su cultivo se extendió a toda Asia muy antiguamente. Los árabes lo introdujeron en Europa durante la Edad Media, perviviendo en España zonas de gran tradición arrocera desde entonces.

Características nutricionales del arroz

El componente principal del arroz es el almidón, un hidrato de fácil digestibilidad y que aporta unas 350 calorías por cada 100 gramos. Su contenido en proteínas es bajo, de un 7% como máximo. El arroz contiene también vitaminas, minerales y aminoácidos, y no contiene sodio ni colesterol.

Es muy digestivo y al no contener gluten no provoca intolerancias, de ahí que sea uno de los cereales por excelencia a la hora de comenzar con la alimentación complementaria el bebé

El arroz también contiene tiamina (vitamina B-1) y niacina, dos compuestos necesarios para el procesamiento de la glucosa y para mantener el cerebro y el corazón en buen estado. Media taza de arroz nos ofrece aproximadamente entre el 6-7% de la tiamina y 6-8% de la niacina necesarias para el organismo.

De entre los diferentes tipos de arroz, el arroz integral es el que aporta mayores propiedades, pues contiene más minerales (especialmente selenio y magnesio), un mayor aporte de Vitamina B, un menor índice glucémico y una mayor cantidad de fibra (3,5/100g frente a 1,3/100g del arroz blanco).

La fibra es un componente de la dieta de gran importancia para prevenir muchas enfermedades como las cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, por lo que es especialmente recomendable incluir cereales integrales en la alimentación desde la infancia.

Variedades de arroz

arroz

El arroz tiene muchas variedades, pero estas se dividen en arroz de grano largo, medio y corto:

  • El arroz de grano largo es aromático y queda suelto, por lo que se suelen usar para preparar ensaladas y platos orientales. Los más conocidos son el arroz basmati y el arroz jazmín, ambos deliciosos.

  • El arroz de grano medio tiene un tiempo de cocción intermedio. Un ejemplo de este tipo de arroz sería el bomba, que tiene la peculiariedad de retener mucha agua sin romperse.

  • El arroz de grano corto, como el glutinoso, tiene mucho almidón y se queda meloso y suave, por lo que sirve para preparar platos como el risotto italiano y sopas cremosas.

Siempre, además, podemos optar por los arroces integrales o los vaporizados, que como acabamos de mencionar más arriba conservan más vitaminas y minerales que el arroz blanco.

¿Puede el arroz ocasionar alergia?

Prácticamente cualquier alimento es susceptible de provocar alergias. Sin embargo, según datos de AEPNAA en el caso del arroz suele ser una alergia más común en países asiáticos y más frecuente en los adultos que en los niños. Además, al no contener gluten, el arroz puede ser consumido por las personas con enfermedad celiaca.

A la hora de introducir el arroz en la dieta, y al igual que haremos con el resto de alimentos, es mejor ofrecerlo solo o bien acompañado de otros alimentos que ya sepamos que el bebé tolera bien. Además, es recomendable esperar unos días antes de incorporar un nuevo alimento.

Cuándo y cómo introducir el arroz en la dieta del bebé

Alimentacion complementaria Vía Asociación Española de Pediatría

Tal y como hemos comentado más arriba, la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda comenzar con la introducción de los cereales a partir del sexto mes de vida, ofreciendo al bebé diversos formatos en función de los gustos y necesidades de cada familia.

En este sentido, si se va a optar por alimentar al bebé con papillas y triturados, podemos ofrecer el arroz en formato de polvo disuelto en leche (materna o artificial), hervido y chafado con un poco de caldo, o bien triturado junto a otros alimentos como verduras y hortalizas, o pescados.

Si desde el inicio, preferimos introducir los alimentos siguiendo el método Baby-Led-Weaning (BLW) podemos ofrecer al bebé pasta o arepas de arroz, tortitas o cualquier otra presentación que permita al bebé agarrar el alimento con facilidad entre sus manitas, teniendo en cuenta que su psicomotricidad fina está en pleno proceso de desarrollo y todavía no será capaz de hacer la pinza o utilizar cubiertos para comer.

En ningún caso debemos añadir sal y azúcar a los alimentos que ofrezcamos al bebé. En caso de ofrecer cereales en polvo u otros productos específicos para lactantes, la AEP desaconseja aquellos que llevan miel o azúcares añadidos en su composión.

Preparación del arroz

arroz

El arroz puede prepararse de muchas maneras. Cocido en mucha agua y luego lavado, quedará suelto y perfecto para consumirse solo o acompañado de otros alimentos. Si lo cocemos con la cantidad de agua exacta, el grano quedará más compacto según el tiempo de cocción. También podemos freír ligeramente el grano antes de cocerlo para potenciar su sabor.

El arroz es muy versátil en la cocina, y puede consumirse de diferentes formas. Os proponemos algunos ejemplos para incorporarlos a la alimentación del niño conforme este vaya creciendo:

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Baby Led-Weaning mixto: cómo combinar la alimentación guiada por el bebé con los triturados, Mi bebé comienza a comer sólidos: cómo saber si tiene riesgo de alergias, Calendario de incorporación de alimentos: cuándo debe el bebé empezar a comer cada uno

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios