Compartir
Publicidad
Y de repente, tu dulce angelito ha crecido y empieza a beber alcohol
Ser Padres

Y de repente, tu dulce angelito ha crecido y empieza a beber alcohol

Publicidad
Publicidad

Parece que fue ayer cuando nació tu bebé y viste su carita por primera vez. Ha aprendido a andar, hablar, empezó el colegio y de repente un día te das cuenta que ya no es más tu bebé, que su infancia ha pasado demasiado rápido. ¿Cómo puede haber pasado el tiempo tan deprisa? Tu dulce angelito ha crecido. Casi sin darte cuenta llega a las puertas de la adolescencia y te enfrentas con palabras que hasta ahora no tenían cabida en tu diccionario de padre, palabras duras que pueden matar, como alcohol y drogas.

Mi hija acaba de cumplir 12 años, la misma edad que tenía la niña que ha muerto por coma etílico en un botellón durante una fiesta de Halloween. ¿Cómo es posible? ¿A qué edad empiezan a beber los niños? Aunque pueda parecernos algo lejano, no lo es tanto. Los niños crecen muy deprisa y tenemos que empezar a prepararnos desde ya para prevenir el consumo de alcohol en nuestros hijos.

Cayó desplomada

Uno podría pensar que era la primera vez que la niña bebía y no supo autorregular el consumo de alcohol, una sustancia a la que no estaba acostumbrada, pero la policía ya la había trasladado dos veces a su casa en estado ebrio. En ambos casos se les informó a los padres de la situación de su hija y se les aconsejó que la controlasen, pero al parecer no se pudo evitar el dramático final.

Según cuentan los jóvenes con los que estuvo aquella noche, alrededor de las once cayó desplomada por lo que la trasladaron al centro de salud dentro de un carrito de la compra, pero al llegar ya había entrado en parada cardiorrespiratoria. Pudieron revertir la parada y fue ingresada, con pronóstico muy grave, al hospital 12 de Octubre de Madrid, donde falleció al día siguiente. ¡Era tan sólo una niña!

¿A qué edad empiezan a beber?

Alcohol-adolescentes

A pesar de las restricciones impuestas para la venta de alcohol a menores de edad, el acceso de los jóvenes a las bebidas alcohólicas es cada vez mayor. Las compran con ayuda de un adulto y en algunos establecimientos ni siquiera hace falta, pues hacen la vista gorda a la hora de expenderlas a menores, especialmente cuando los niños aparentan mayor edad.

Según la Encuesta sobre uso de drogas en enseñanzas secundarias en España (Estudes 2014-2015), del Ministerio de Sanidad, casi el 80 % de los chicos y chicas españoles de entre 14 y 18 años ha probado el alcohol y la edad media de inicio en el consumo se sitúa en los 13,9 años. El consumo a los 12 años, como el de esta niña, lo consideran como un caso "excepcional y único".

La misma investigación señala que el consumo de drogas legales como tabaco, alcohol o hipnosedantes está más extendido entre las mujeres y que los padres toleran mucho más en sus hijos el consumo de alcohol que el de tabaco.

Consumo de atracón

Los profesores de psicología de la Universitat Católica de Valencia, Ángel Turbi y Lourdes Alapon, señalan además que el problema es que el patrón ha cambiado y la forma de inicio ya no es progresiva, sino de golpe. Se produce un consumo de atracón, lo que provoca intoxicaciones etílicas a una edad a la que ni su hígado ni su sistema nervioso están preparados para metabolizar cantidades excesivas de alcohol.

El coma etílico se produce cuando los niveles de alcohol en sangre son tan altos que la persona pierde la consciencia y no reacciona a estímulos externos. Estos niveles dependen del peso, del sexo (las mujeres toleran peor el alcohol que los hombres), de si tiene el estómago vacío o lleno, del tipo de bebida, de si está tomando medicamentos, del funcionamiento del hígado, etc.

¿Por qué empiezan a beber?

Los adolescentes ven "efectos positivos" en el consumo de alcohol: actúa como desinhibidor, potencia las relaciones sociales y facilita la expresividad, mejorando la posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos donde la mayoría consumen. Aprenden a divertirse sólo si se está bajo los efectos del alcohol.

La adolescencia es una etapa caracterizada por la trasgresión de conductas, el deseo de probar cosas nuevas, de querer hacer las mismas cosas que hace un adulto, y tiene mucha influencia el fenómeno de la presión del grupo. El consumo de drogas se inicia normalmente en la adolescencia y en un contexto grupal, en el que buscan una identificación social, reconocimiento por parte de los amigos y evitan las burlas porque no se desea tomar.

No cabe duda que la forma para afrontar este problema es educarles en el respeto a la diversidad, a respetar las decisiones y los gustos de los demás, y sobretodo, enseñarles a decir "no" para que no se sientan presionados a tomar una decisión en contra de sus deseos para sentirse parte del grupo.

Cómo prevenir el consumo de alcohol

Madre-Hija

Ahora que tenéis niños pequeños, hablar de alcohol y drogas os puede sonar como algo lejano, pero es importante educar a nuestros hijos para prevenir este tipo de situaciones en el futuro. No es algo que se enseñe de un día para el otro, el aprendizaje que han tenido a lo largo de su infancia influirá para que ellos, el día de mañana, sean capaces de tomar las decisiones adecuadas y contar con las habilidades sociales suficientes como para resistir la presión del grupo para beber.

Estas son algunas de las medidas de prevención que puedes empezar a tomar:

  • Establece una relación cariñosa y de confianza con tus hijos

  • Habla con tus hijos sobre las drogas de forma clara y abierta

  • Se claro y firme sobre los efectos negativos del consumo de drogas

  • Ayuda a tus hijos a resistir las presiones de amigos a probar drogas

  • Conoce a los amigos de tus hijos y a sus padres

  • Entérate de lo que hacen tus hijos y los lugares a donde van

  • Supervisa las actividades de tus hijos

  • Da ejemplo: hasta un tercio de los niños tienen su primera oferta de consumo de bebida alcohólica dentro del ambiente familiar

  • Anima a tus hijos a realizar actividades saludables, divertidas e interesantes como practicar deporte, actividades culturales, etc.

  • Desde que los niños empiezan a salir solos, estar alerta a las señales sobre una sospecha de consumo de drogas

En Bebés y más | No te emborraches delante de tus hijos, no se lo merecen

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos