Compartir
Publicidad

Si se cambiara el horario laboral en España, ganaría la familia

Si se cambiara el horario laboral en España, ganaría la familia
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se está llevando a cabo en Madrid el VII Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios Españoles bajo el lema de "Horarios, flexibilidad y productividad", una medida que redundaría en beneficio de los padres y de los hijos, y por tanto, contribuiría a una mejor sociedad.

En la actualidad, las horas de trabajo son demasiadas las horas de trabajo y éstas no coinciden con el horario escolar, por tanto la conciliación familiar se convierte en un ejercicio de malabarismo para la mayoría de las familias. Sin embargo, si cambiara el horario laboral en España como se pretende que termine a las cinco o seis de la tarde, sin duda, ganaría la familia.

Hace tiempo que se reclama en España una Conciliación Real Ya porque creemos que otra forma de conciliar la vida laboral y familiar es posible. Hay muchas metas para lograrla, pero la flexibilización de los horarios laborales es el primer paso.

A pesar de que los españoles son los trabajadores europeos que más horas trabajan al año, más que alemanes y holandeses, también somos los trabajadores más improductivos del continente. Es hora de darnos cuenta que una mayor cantidad de tiempo de trabajo no es equivalente a mayor productividad.

Se plantean entonces medidas para racionalizar el uso del tiempo, como hacer una parada de 40 minutos para comer en lugar de extenderla a dos o más horas, y desarraigarnos de la cultura del presentismo en el trabajo. Lo importante no es que el jefe nos vea sentados frente al ordenador, sino lograr objetivos en un tiempo estipulado.

Aunque quedaría mucho camino todavía por recorrer, la racionalización de los horarios laborales, es decir si se cambiara el horario laboral en España (que espero que en algún momento se convierta en una realidad) es el punto de partida para un mejor vida familiar.

Se podrían hacer muchas cosas que se pierden por falta de tiempo como jugar con los hijos cuando volvemos a casa, cuidarlos, hablar con ellos, hacer actividades juntos y hasta compartir la cena, que muchos padres se la pierden. Situaciones cotidianas que favorecen el vínculo y la comunicación entre padres e hijos, y contribuyen a hacer las familias más felices.

Vía | 20 minutos Foto | Takashi(aes256) en Flickr En Bebés y más | España no confía en los beneficios de la conciliación laboral y familiar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos