Compartir
Publicidad

"Ser madre está siendo la mejor experiencia de mi vida". Entrevista a la cantante Nena Daconte

"Ser madre está siendo la mejor experiencia de mi vida". Entrevista a la cantante Nena Daconte
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nuestra entrevista de esta semana tiene un sabor, o mejor dicho, una melodía diferente. Hoy vamos a a entrevistar a Mai Meneses, la cantante Nena Daconte, que nos va a hablar de su reciente maternidad, su parto, su lactancia y sobre todo de la forma maravillosa en la que su bebé ha cambiado su vida y su manera de ver el mundo.

Ha sido un placer hablar con Mai y espero poder transmitiros la dulzura y la sencillez con la que nos ha contado, muy cercana, las emociones de una maternidad gozosa.

¿Qué ha representado en tu vida la maternidad?

Ser madre está siendo la mejor experiencia de mi vida.

Creo que no podría explicarme a mí misma sin haber pasado por la maternidad. Me ha completado y me ha dado una perspectiva nueva de la vida, de mi pareja y de mí misma. Sin contar con la nueva visión, mucho más completa, de mi propia madre. Nos hemos unido más.

Además, desde que nació mi hijo veo que todo el mundo tiene una madre que le quiere tal y como es, que le ama incondicionalmente. Todo el mundo es hijo de alguien.

¿Cual era tu experiencia previa en la maternidad o la crianza?

No tenía demasiada experiencia. Salvo que en los últimos meses he vivido rodeada de niños y mamis: las hermanas y cuñada de mi marido. Tienen tres y cuatro hijos cada una de ellas y siempre que estoy con sus familias se respira calma, paciencia…

¿Cómo viven ellos la crianza de sus hijos?

No estrés. No pensaba yo que podría ser tan sencillo y natural.

¿Cómo actuaste cuando llegó tu hijo?

Cuando nació el bebé no lo solté ni para dormir durante muchos días seguidos. No quería hacer otra cosa que no fuera tenerle en brazos, velar su sueño, alimentarlo, limpiarle… De hecho, todavía no nos hemos separado ni un momento.

¿Qué pensabas o sentías que sería ser madre y qué ha sido diferente?

No sabía lo que sería ser madre. Tan sólo me repetía a mí misma que a partir de ahora siempre iba a estar acompañada de un pequeño ser que iba a depender de mí.

Físicamente ya no iba a estar sola en mucho tiempo. Y así ha sido, mi bebé tiene tres meses y aún no me he separado de él ni un momento y está siendo maravilloso. También he de reconocer que es un bebé que ha venido al mundo en son de paz y es muy raro escucharle llorar mucho. No tiene “cólicos” y duerme fenomenal.

¿Cómo te preparaste para el embarazo y durante el embarazo?

Creo que me leí todos los libros que cayeron en mis manos. Entonces fui descubriendo que había algo así como dos escuelas con respecto a la maternidad, parto, lactancia… Por un lado, la escuela natural y, por el otro lado, la más “clásica”, por llamarla de alguna manera.

Desde que leí “Bésame mucho” de Carlos González me reafirmé completamente en la idea de que durante los dos primeros años, cariño, dulzura y paciencia y, sobre todo, entendí que un bebé llora, entre otras cosas, para que no lo abandones en el camino. Es su instinto, no son ganas de fastidiar.

¿Cómo fue tu parto?

En cuanto al parto me dejé guiar por los consejos de la Doctora Carmela Baeza, mi cuñada, tan natural y tan sencilla, que los dos últimos partos los tuvo en casa.

Yo, con mi primer hijo, no me atrevería a tanto. Algo podría salir mal y no sabía a lo que me enfrentaba, pero sí quise rodearme de profesionales de la medicina con un tacto más humano y natural.

¿Querías, entonces, un parto natural?

La mujer ha tenido hijos desde que el hombre es hombre, no lo compliquemos. La medicina está para ayudar a resolver el problema pero no para crearlo.

Tanto me fui metiendo en la idea de parto natural que hasta me convencí a mí misma de que no iba a utilizar epidural. Pero llegado el momento, cuando estaba de seis centímetros de dilatación y después de 24 horas de contracciones fuertes, me rendí, lloré y le pedí a mi doctora Gaia Zocci, que por favor me la pusiera.

Ella, gran defensora del parto natural, me animó diciéndome que el parto hay que disfrutarlo pero que si se “desborda” para eso está la medicina. Así que, me pusieron la epidural y desde entonces fue un paseo, aunque el expulsivo fue lento y un poco más difícil por motivo de la insensibilidad.

No cambio por nada del mundo lo que sentí, que no sabría cómo explicar, cuando tuve a mi bebé calentito, mojado y pegadito a mi cuerpo, gimiendo muy, muy bajito.

Aún me emociono cuando lo recuerdo. No se me olvidará nunca. Y además sin un desgarro. Ni un punto. Los masajes funcionan.

¿Cómo estás viviendo tu lactancia?

Creo que la lactancia materna es la mejor forma de vincularse emocionalmente con el bebé. Le doy de comer a demanda, a cualquier hora y en cualquier lugar. Es práctico, limpio y fácil. No hay que preparar biberones.

Ha sido sencillo y natural y aunque he tenido dos mastitis con fiebres muy altas, no me han durado más de 24 horas cada una de ellas y aunque ha sido doloroso, la mejor manera de solucionar el problema ha sido dándole de mamar y sacándome leche, justo lo contrario de lo que apetece, pero funciona.

¿“Tenía tanto que darte” es la canción de las madres que no llegaron a ver crecer a sus hijos, qué sientes respecto a eso?

Sé que la canción ha sido elegida como himno a favor de la vida. Desde que me quedé embarazada y ha nacido mi hijo creo que un hijo es una bendición de Dios o un regalo de la vida, como cada uno quiera, pero siempre hay lugar para un niño, el que sea, como sea. Ya se irán resolviendo los problemas.

No hay nada más importante en la vida que la propia vida. Por decir esto en público sé que he perdido bastantes seguidores, pero no me importa, porque como artista soy libre de dar mi opinión y no estoy imponiendo a nadie mi criterio.

¿Has dejado de trabajar para cuidar a tu bebé?

Tengo la enorme suerte y el gran privilegio de tener un trabajo muy moldeable. Prácticamente puedo programarme libremente la agenda, no trabajo en una oficina y no tengo más jefes que el público. Por eso puedo ir con el bebé a todas partes y no he dejado de trabajar nunca.

Ahora mismo estoy preparando un nuevo disco. Lo estuve componiendo durante todo el embarazo y ya, por fin, estamos en fase de preproducción. Tengo muchísimas ganas de que mi “otro hijo” salga pronto a la calle. Creo que, si todo va bien, estará el disco listo para principios de año.

¿Como compatibilizaras crianza y trabajo más adelante?

Intentaré llevarme al peque a trabajar conmigo y con alguien que me ayude cuando no pueda atenderlo directamente.

Háblame de tu pareja, ¿que papel tiene en la crianza?

Me gusta respetar sus tiempos y él respeta los nuestros. Creo que su labor más importante con el bebé aún no ha llegado. Aunque es bueno saber que está cerca para lo que le necesitemos. A él le encanta quedarse jugando con el bebé por la mañana mientras me arreglo y le gusta que se duerma en sus brazos por la noche cuando vuelve de trabajar.

¿Qué tratas de ofrecer a tu bebé con tus cuidados?

Trato de transmitirle optimismo, felicidad y confianza. Intento criarlo en un entorno relajado, musical y tranquilo.

¿Cambiará el mundo la forma en la que criamos a nuestros hijos?

Por supuesto que el mundo cambiará

Cuando Nena Daconte fue madre este pasado 14 de junio recuerdo la emoción con la que su cuñada, la doctora Kika Baeza, me contaba el acontecimiento y el mimo con el que ese nuevo ser humano llegó al mundo. Poder ahora transmitir la belleza de esa experiencia, con la que seguro que os identificáis, me ha encantado y se le agradezco mucho a Nena Daconte haber concedido esta entrevista a Bebés y más. Y es que es verdad, Mai, ser madres es la mejor experiencia de la vida.

En Bebés y más | “Deberemos cambiar totalmente nuestro sistema productivo”. Entrevista a Carlos González, “La mujer en el parto debe sentirse grandiosa, poderosa”. Entrevista al doctor Emilio Santos, “El entorno niega el dolor del aborto”. Entrevista a la psicóloga Mónica Álvarez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos