Compartir
Publicidad

¿Sabemos con quién se quedan nuestros hijos?‏: cuidado con el abuso sexual infantil

¿Sabemos con quién se quedan nuestros hijos?‏: cuidado con el abuso sexual infantil
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos que las cifras de abuso sexual infantil son altas, muy altas. Por poner un ejemplo, en un estudio publicado en Barcelona en 2007 se observó que el 14,9% de los niños menores de 13 años habían tenido al menos un contacto sexual no deseado con un agresor de al menos cinco años más. Cifras terribles, que dicen que casi 1 de cada 7 niños sufrirán abuso sexual infantil.

Traigo este tema a Bebés y más porque recientemente he conocido un caso en el que un profesor (o monitor) de una extraescolar abusó sexualmente de algunas de sus alumnas, sacándolas del aula e invitándolas a entrar en otra para abusar de ellas.

Lo que un padre menos puede imaginar

Niños haciendo extraescolares, padres tranquilos pensando que sus hijos y sus hijas están bien, en el mismo colegio en el que han pasado el día, alargando su jornada de estudio sólo un rato más para aprender más sobre algo o reforzar alguna materia, para que quien llegue a dar las clases sea un enfermo mental.

Sé que hablar de esto hará que nos volvamos todos casi paranoicos, más de lo que estamos, pero repito, 1 de cada 7 niños, según el estudio comentado, sufrirá abuso sexual infantil antes de los 13 años. Si hablamos de edades hasta los 18 años, la cifra se acerca más al 1 de cada 6, porque hablamos de un 17,9% de los niños y jóvenes.

¿Debemos dudar de todo el mundo?

Pues sí, y no. Es decir, es injusto que ahora pensemos que cualquier adulto va a abusar sexualmente de nuestros hijos, porque no es así, pero es lógico y necesario que pensemos que cualquier adulto podría hacerlo, si quisiera.

En el caso que comento, el colegio, al parecer, se quedaba vacío, sólo con la presencia de los niños y ese profesor (y quiero imaginar que también se quedaba el conserje en su "despacho"). En ese caso yo sí podría dudar o, como mínimo, tener presente que pudiera suceder y ser un poco más constante de lo habitual al preguntar a mi hijo el "cómo ha ido" al ir a buscarle.

Si en cambio estamos hablando de un entrenamiento de deporte, al aire libre, con muchos niños y más adultos, para mí es más fácil confiar en que no pasará nada.

Sin embargo, lo más fuerte del asunto es que muchas veces no son extraños los que abusan de los niños, sino familiares que se quedan a su cargo. ¿Debemos dudar de todos ellos? Pues no sé, quizás sí. Sabe mal decirlo, pero las personas que salen en la tele hablando del que ha hecho algo terrible siempre dice eso de "no podíamos imaginar que fuera así".

No sé, cada cual que haga lo que considere oportuno en este sentido, pero yo no quería dejar pasar la oportunidad de recordar los datos y volver a hacer la pregunta: ¿Sabemos con quién se quedan nuestros hijos?

Foto | Anthony Kelly en Flickr En Bebés y más | ¿Qué decirle a un niño para prevenir los abusos?, A mí me toca: campaña contra el abuso sexual infantil, "Los monstruos de mi casa", documental sobre el maltrato infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos