Compartir
Publicidad

No, no todos tenemos unos hijos super stars, pero siguen siendo igual de adorables

Guardar
2 Comentarios
Publicidad

En muchas ocasiones os hemos traído hasta aquí a verdaderos genios en miniatura, niños con capacidades que muchos adultos ni han tenido, ni podrán tener nunca. Nos hemos quedado extasiados escuchándoles o viendo sus proezas y reconozco que disfruto muchísimo viéndolos. Me parece algo increíble, extraordinario.

Y te giras y ves a tus hijos, y no, ellos no son unos genios como los que acabo de ver, pero me sigue pareciendo igual de fascinante verles crecer. Y no, no todos tenemos unos hijos super stars, pero siguen siendo igual de adorables.

Un acto increíble

El mero hecho de ver crecer a un niño, de ver como va consiguiendo cada hito, cada paso que da, cada tropiezo incluso ya es por si mismo algo increíble. Ellos están ahí, con sus juguetes, sus gritos, risas y llantos, con su cabezonería que les empuja siempre a ir un paso más allá de donde a nosotros nos gustaría que fueran. Ahí están con ese desorden que parece persigue a todo niño allá donde vaya.

Tienen la capacidad de convertirnos en las personas más especiales del planeta, de hacernos sonreír y ya me dirán si, en vuestro caso, eso lo consigue cualquiera.

Vía | youtube En Bebés y Más | Niño prodigio de cinco años se sabe todos los países del mundo y sus capitales, Impresionante vídeo de un bebé de dos años sobre un monopatín

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos