¿Hay que dejar llorar al bebé en la cuna?

Sigue a Bebesymas

llorando en la cuna.jpg

La clásica situación se da a la hora de dormirse: ponemos al bebé en la cuna y empieza a llorar. Algunas teorías sostienen que hay que dejarlo llorar en su cuna hasta que se canse y se duerma, incluso que es la forma de enseñarles a dormir (ver Duérmete niño: ¿el fin justifica el medio?). Particularmente, no soy muy partidaria de los métodos conductistas.

Primero que nada tenemos que saber por qué llora y descartar alguno de los motivos de llanto más comunes como hambre, sueño, dolor, frío, pañal sucio o miedo. Amén de mocos que no dejen respirar, el chupete perdido y otros. Siempre hay que acudir a consolar al bebé que llora y si vemos que todas sus necesidades están cubiertas pero no deja de llorar, evidentemente la razón es otra. Nunca llora sin causa, el arte está en saber cuál es el verdadero motivo.

Puede que simplemente necesiten estar en tus brazos, que se sientan inseguros y busquen el contacto con mamá o papá. La protección también es una necesidad básica para los bebés. No creo mucho en los clásicos tópicos como “te ha tomado el tiempo” o “lo hace a propósito”. Muchas veces me he sentido culpable al pensar que mi hija lloraba desde su cuna de puro capricho y resulta que tenía el pañal sucio o había perdido su chupete.

Los padres tememos malcriarlos si aparecemos cada vez que lloran, creyendo que los vamos a mal acostumbrar. No sabemos cuándo dejarlos llorar y cuándo no, ni si debemos dejarlos llorar.

Creo que como todo en la educación de los hijos, es una cuestión de sentido común. No vamos a dejar al niño berreando dos horas en la cuna antes de dormir porque lo único que conseguiremos es que esté alterado y confuso y que luego sea más difícil dormirlo. Algunos llegan a vomitar y hasta golpearse para llamar la atención.

Tampoco pasa nada porque llore unos minutos en su cuna antes de dormir, lo hacen para demostrar que no les gusta nada que se acabe la fiesta, pero como ven que no acudimos entienden que ha llegado el momento de dormirse.

Un ratito de paciencia para arrullar al bebé puede evitar situaciones de estrés tanto para el niño como para los padres. Y todos a dormir en paz.

Más información | Asociación Primal | Terra
En Bebés y más | Declaración sobre el llanto de los niños |

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios