Síguenos

niña cole

Es una decisión muy importante, pero la mayoría de las veces no depende de nosotros. Las aulas de dos años son un recurso educativo de reciente incorporación en España (en Cantabria llevan unos cuatro años funcionando) y la oferta de plazas no cubre siempre las necesidades de la población, por lo que hay padres que no pueden acceder a esta oportunidad.

Aun así, como ciudadanos sí que podemos demandar a nuestros gobiernos autonómicos correspondientes lo que nos parezca conveniente. Vamos a revisar algunas características de estas aulas de dos años y compararlas con las guarderías.

  • En las guarderías, aunque hay una regulación legislativa, los recursos públicos que se les destinan en las plazas concertadas son muy justos (no de justicia, sino de ajustados). Esto genera un número de niños por grupo que oscila en un amplio rango dependiendo de las horas, pero puede haber hasta veinte niños con una sola persona.
  • En las aulas de dos años el número de alumnos no puede superar los quince. Se obliga a una asistencia regular (por la mañana, por la tarde es libre) para mantener la plaza.
  • La dotación de profesionales en las aulas es de un maestro de educación infantil y una auxiliar (cuya titulación no está totalmente regulada), en las guarderías es necesario que haya también maestros pero no está tan claro si pertenecen a un sólo grupo o su participación va en función de las actividades que se organicen.
  • Las aulas de dos años tienen un calendario de apertura escolar y las guarderías laboral.
  • Las aulas suelen estar integradas en colegios de primaria y el entorno obliga a ir adoptando horarios, espacios y ubicación que luego facilita el acceso a la educación infantil (a partir de tres años). En las guarderías, se busca cubrir una necesidad de las familias por motivos laborales u otros.

El modelo en Cantabria combina recursos de la Consejería de Educación con dinero municipal, anticipando o alargando la hora de entrada y salida de las aulas para que las familias (previa justificación por motivos razonables) puedan disponer de un horario más flexible.

Mi reflexión entonces es ésta. Las guarderías están dando un servicio necesario para la sociedad (son un factor a tener en cuenta para las decisiones de natalidad) y en el mundo en el que vivimos son imprescindibles para poder reconciliar la vida familiar y laboral. Las Aulas de dos años son un avance de la educación infantil más temprana, incorporando la seriedad, organización y estructura de la enseñanza reglada a esta franja de edad. En conclusión, las administraciones deberían concertar esta actividad con entidades públicas y privadas
para que todas las familias pudieran acceder a este tipo de servicio y las guarderías se pudieran reconvertir en centros concertados de educación infantil y preescolar.

¿Qué opináis sobre esta estructura de las aulas de dos años?, ¿Existen en vuestra comunidad?, ya nos contaréis.

Foto | Flickr (Karina L)
En Bebés y más | El gran paso de la guardería al colegio , ¿Niñera o guardería?, el gran dilema

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios