Síguenos

Como colecho se entiende la práctica de dormir con los hijos y actualmente es un tema controversial que divide opiniones encendidas de lado y lado.

Por un lado algunos especialistas sostienen el beneficio que reporta este hecho: facilita la lactancia materna y afirma los lazos emocionales. Diferentes investigaciones han mostrado que dormir junto a un lactante regula los patrones de sueño de la madre y su bebé, juega un papel importante al ayudar a la madre a ser más sensible a los requerimientos de su bebé, y les da a ambos más oportunidad de un buen descanso, e influye en el mantenimiento de la producción de leche. También se ha evidenciado que aquellos niños que compartieron camas con sus padres eran más optimistas y tenían menos números de rabietas.

Los defensores del colecho desmienten la posibilidad de que un hijo muera aplastado por sus progenitores. Eso sí, desaconsejan dormir con los hijos si se padece de obesidad, se ha tomado drogas, alcohol o se está muy cansado; e incitan a tomar medidas para practicar un colecho seguro.


Para los detractores; el colecho no ayuda en el proceso de construcción de la identidad del niño, podría provocar fijaciones o dificultades para resolver los conflictos habituales infantiles conspirando contra el desarrollo de la autonomía necesaria y correspondiente a su edad. Los especialistas de este bando afirman que no debería darse más que por algunas horas en los primeros 40 días después del parto.

Hace poco un comunicado de la Asociación Americana de Pediatría desaconsejaba dormir con los hijos. Aunque no se vincula esta práctica con el aumento del riesgo de muerte súbita no debe dormirse con un bebé por riesgo de aplastamiento, sofoco o subida de la temperatura corporal.

Esta noche mi hijo de tres años “a lo mejor vendrá a nuestra cama”. Nunca tuvimos una desgracia cuando era un bebé y mayores dificultades para pasarlo a su cama cuando era el tiempo de hacerlo. Ahora es un niño bastante independiente y “normal”. Dormir con los hijos es una elección libre de cada madre o padre, yo no lo apruebo ni lo desapruebo lo considero una opción; eso sí, no lo veo más inconvenientes que los dolores de espalda cuando la cama es pequeña y el niño da más vueltas que un carrusel, pero compensa el olor a dulce de leche que envuelve a un bebé. ¿Cuál es tu opinión? ¿Duermen o han dormido tus hijos contigo? ¿Cuáles creen que son los inconvenientes del colecho? ¿Será bueno? ¿Malo? ¿Afecta la vida en pareja?

Nos gustaría saber tu opinión.

Más información | Crianza natural
Más información | American Academy of Pediatrics
En bebés y más | Dormir sin llorar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

43 comentarios