Sigue a

ir al super.jpg

Para algunos padres ir de compras con los niños pueden convertirse en un suplicio en vez de en un paseo.

Ir al supermercado con un niño de dos o tres años puede ser algo sumamente estresante o una experiencia agradable, según como nos organicemos.

Aquí hay algunas claves para ir de compras al supermercado con los niños y no volverse locos en el intento.

  • En lo posible ir entre semana en un horario en el que haya poca gente, como temprano por la mañana o a primera hora de la tarde.
  • Antes de entrar, explicarle lo que vamos a hacer y que necesitamos que se quede sentadito en la silla del carrito y que se tiene que portar bien.
  • En algunos supermercados hay carritos pequeños o canastos con rueditas que los niños pueden llevar y les resultan muy divertidos. Puedes dejar que coloquen ahí los productos que ellos consumen como su leche, sus toallitas, etc.
  • Armar una lista de la compra para no perder tiempo y alargar demasiado la compra.
  • Organizar un recorrido para no estar de un lado al otro del supermercado buscando los productos.
  • Podemos llevarle unas galletitas o un juguete para que el niño se distraiga un rato mientras compramos.
  • Hacerlo partícipe de la compra con comentarios del tipo “vamos a comprar los yogures de fresa que tanto te gustan”. Así se mantendrá entretenido.
  • En el carrito están al alcance de todo, por lo que seguramente meterá en el carro cosas que tú no pretendes comprar. Quítalos disimuladamente cuando no te vea para evitar rabietas.
  • Por último, si se ha portado bien, felicitarlo y premiarlo a la salida.

Más información | educacioninfantil.com

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario