Sigue a

Alijah Williams

Terrible esta noticia que os traigo hoy por dos razones, una, que un niño pasó de estar sano a tener que volver a aprender a comer y caminar por culpa de una enfermedad y dos, porque la enfermedad de la que hablo es el tétanos y, de estar vacunado, se habría librado muy probablemente.

El niño del que hablo es Alijah Williams, de siete años, que cogió el tétanos el pasado año, antes de Navidad. Alijah no estaba vacunado porque sus padres, Ian y Linda, preocupados por las reacciones adversas que las vacunas podrían ocasionar a sus tres hijos, decidieron no hacerlo. Ahora, como es de suponer, están arrepentidos y no se cansan de aconsejar a los padres que busquen información para proteger a los niños de enfermedades como el tétanos o la tos ferina.

Todo sucedió hace poco más de un mes, cuando Alijah contrajo el tétanos. Se despertó una mañana con malestar general. A las 36 horas sufría espasmos, no podía tragar y sufría mucho dolor. Lo ingresaron en cuidados intensivos del hospital Starship de Nueva Zelanda, donde decidieron inducirle el coma para controlar los espasmos y el dolor.

Después de casi un mes ingresado, salió de alta en silla de ruedas para seguir su recuperación en casa. Sigue teniendo espasmos y por ello debe seguir tomando medicación, pero ya puede estar con su familia en casa, donde ahora debe empezar una intensa recuperación que le ayudará a aprender a caminar y comer de nuevo.

Alijah tiene dos hermanos, así que en cuanto supieron lo que tenía, los padres llevaron a vacunar a sus otros hijos y contactaron también con el colegio para que informaran a los otros padres de la enfermedad del niño y para que vacunaran también a sus hijos.

No es que nadie corriera peligro realmente, porque el tétanos no se contagia, pero es quizás por eso precisamente que es una de las enfermedades más peligrosas. Por la inmunidad de grupo, si muchos niños están vacunados y tú no vacunas al tuyo, es bastante improbable que coja una enfermedad contagiosa, porque no hay niños que puedan contagiarle. Si hablamos de una enfermedad no contagiosa como el tétanos, es indiferente que los demás niños están o no vacunados, porque el tétanos lo coge uno solo.

Su padre, Ian Williamos dijo lo siguiente al respecto:

Fuimos nosotros los que pusimos a nuestro hijo en esta situación. Los padres como nosotros tomamos la decisión de no vacunar en base a información muy poco objetiva acerca de las consecuencias de las enfermedades, como dolor generalizado, discapacidad y muerte, y un montón de información no objetiva y emotiva que procede de Internet, que da cifras infladas sobre reacciones adversas y teorías conspiratorias sobre médicos “malvados”, gobiernos y compañías farmacéuticas.

Sin duda, una alegría que Alijah esté vivo, pues el 10% de las personas que contraen el tétanos acaba falleciendo, pero una pena que esté en la situación que está por no haberse puesto una vacuna que se empieza a administrar a los dos meses de edad.

Esperemos, como decimos siempre, que la rehabilitación dé sus frutos y que el niño pueda hacer pronto una vida normal, tan normal como la que llevaba antes de contraer el tétanos.

Vía | The New Zealand Herald a través de Uno más en la familia

En Bebés y más | 180.000 niños mueren cada año a causa del tétanos neonatal, “Las vacunas son muy eficaces para prevenir las enfermedades”. Entrevista a Carlos González (I) y (II), Diez cosas que debemos saber sobre las vacunas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios