Sigue a Bebesymas

contagio_sindrome_uremico.jpg

Este síndrome que se desarrolla con mayor frecuencia en los meses de verano, es un trastorno raro que puede provocar insuficiencia renal en los niños, causado por la destrucción de pequeñas estructuras funcionales y vasos que se hallan en el interior del riñón.

El Síndrome urémico hemolítico, aunque puede sufrirse a cualquier edad, es más frecuente en niños de entre 6 meses y 4 años. Se ha presentado en brotes epidémicos en guarderías, parques acuáticos y restaurantes de comida rápida, en este caso debido a la mala cocción de la carne de las hamburguesas.

La carne insuficientemente cocida, la leche no pasteurizada o los productos lácteos manufacturados con leche no pasteurizada son los que más causan esta infección provocada generalmente por la bacteria Escherichia coli, pero también se puede transmitir a través del agua, de la materia fecal de los animales o de persona a persona.

Los síntomas de este síndrome varían según el niño, pero los más comunes son dolor abdominal, diarrea sanguinolenta o acuosa y vómitos, si el problema se agrava, el niño puede sufrir anemia, fatiga, palidez de la piel, deshidratación, irritabilidad… Ante cualquiera de estos síntomas, aunque pueden ser similares a otras afecciones, es preciso consultar con el especialista un correcto diagnóstico.

No existe tratamiento para detener el avance de este síndrome, no tiene cura, por lo tanto se realizará un tratamiento de apoyo que será determinado por le médico. Por lo tanto es muy importante seguir todas las recomendaciones sanitarias e higiénicas para prevenir que nuestro hijo padezca un síndrome que podría llegar a provocar la muerte.

Asegúrate siempre de la correcta cocción de la carne, la bacteria se destruye a los 70º C y esto se consigue cuando la carne tiene una cocción homogénea. La carne picada necesita más atención a la hora de cocinarla, pues generalmente se cocina la parte superficial mientras la bacteria se encuentra en el interior, observa el jugo que suelta la carne comprobando que sea completamente transparente.

Cuando cocines, utiliza distintos cubiertos para los alimentos crudos, además éstos no deberán entrar en contacto con otros alimentos. Conserva la cadena de frío de los productos lácteos, tanto éstos como los zumos de fruta que se consuman, deben ser pasteurizados.

Lavar cuidadosamente las frutas y verduras sobre todo si se consumen en crudo y asegúrate de que tienes las manos limpias cuando manipulas alimentos, además de cuidar que tu pequeño se lave las manos siempre que toque tierra, vaya al baño, toque animales, etc. Los animales domésticos, por mucha limpios que los tengamos, pueden contagiar a nuestro pequeño, así que evita que le lama y que el niño le bese.

Más información | Healthsystem
Más información | Crecer juntos
En Bebés y más | Las bacterias de las mascotas pueden provocar a los niños el Síndrome Urémico Hemolítico

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario