Compartir
Publicidad

¿Quieres que tu hijo duerma mejor? No dejes que use dispositivos móviles antes de acostarse

¿Quieres que tu hijo duerma mejor? No dejes que use dispositivos móviles antes de acostarse
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguramente has visto junto a tu hijo un vídeo antes de dormir, o le has dejado jugar en la tablet o el teléfono en la cama. Nuestros niños crecen en contacto estrecho con las tecnologías y los medios de comunicación, un contacto que no se limita a las horas de vigilia, ya que los dispositivos móviles se pueden llevar a cualquier habitación, a la cama y se pueden utilizar antes de dormir. Pero las pantallas son enemigas del buen sueño infantil, de modo que deberíamos limitar su uso especialmente en este momento.

Según datos de la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos, la mitad de los niños en edad escolar en ese país tienen dispositivos electrónicos activos que emiten luz en sus dormitorios. El uso de las tecnologías se incrementa en los adolescentes por la noche, ya que más de dos tercios de los chicos entre 15 y 17 años leen o envían mensajes de texto tras dormirse inicialmente. Y esto, como es de suponer, no favorece un sueño de calidad.

Un nuevo estudio, publicado en el último número de la revista "JAMA Pediatrics", realiza una revisión y metaanálisis de que revelan que la mera presencia de un dispositivo móvil en el ambiente de sueño al acostarse, y sobre todo su uso, aumenta el riesgo de cantidad inadecuada de sueño, mala calidad del sueño, y una excesiva somnolencia diurna al día siguiente en niños a partir de los seis años hasta los 19 años.

Los investigadores se centraron en 11 estudios que involucraron a más de 26000 niños y descubrieron que la duración diaria del sueño de aquellos que usan dispositivos móviles en su cuarto al acostarse tienen más del doble de probabilidades de ser menos de 10 horas y 9 horas, respectivamente, que aquellos que no usan dichos dispositivos.

Tampoco vale dejar que los usen los fines de semana o unos pocos días. Porque el acceso a los dispositivos antes de la hora de acostarse al menos tres veces por semana tiene un efecto similar, casi duplicando las probabilidades de sueño inadecuado entre los niños y adolescentes y pasando a ser más del doble de riesgo de somnolencia diurna excesiva.

Por qué no hay que usar dispositivos móviles por la noche

Ya hemos visto en otras ocasiones que los ordenadores, los teléfonos, las tabletas, la televisión, los videojuegos... interfieren en el sueño de los pequeños. Un uso excesivo de estos dispositivos daña la vista y los altera en lugar de relajarlos y crear un ambiente idóneo para el sueño.

Porque el cerebro necesita una transición tranquila para el sueño y no estar social y psicológicamente estimulado, con la tensión visual o la de no querer estar desconectados. El primer síntoma de este mal uso de los dispositivos es que el niño esta agotado al día siguiente y no rinde bien en la escuela, ya que se ven afectadas su capacidad de aprendizaje y memoria.

Pero además la interrupción de los ritmos circadianos puede conducir a un mayor apetito, obesidad, mayor riesgo de diabetes tipo 2, hiperactividad, disminución de la capacidad de enfocar la atención, inestabilidad del estado de ánimo, menor rendimiento académico, disminución de la inmunidad, tiempos de reacción más lentos, ansiedad...

En la cama, lo que mejor va a funcionar para lograr dormir en buenas condiciones y estar en forma al día siguiente y además de lo que más disfrutan los niños es de que les leamos cuentos y hacerlo ellos mismos cuando crecen, sin estímulos potentes ni estando pendientes del teléfono.

La tecnología tiene muchas ventajas, y los videojuegos les aportan a los peques algunas experiencias que no pueden vivir a través de los juegos tradicionales, pero hay que saber escoger el momento. Un uso moderado y en compañía de los mayores de las pantallas es perfecto.

Parece claro que el efecto del acceso y uso de dispositivos de medios en el sueño y la vigilia de los niños es perjudicial. Está comprobado que los niños que utilizan las pantallas antes de dormir, no descansan bien. Por cierto, aunque a los niños les suceda en la etapa crítica de su desarrollo, tampoco a los adultos nos viene bien este hábito, de modo que habrá que predicar con el ejemplo...

Foto | iStock
Más información | JAMA
En Bebés y más | Tecnología vs juegos tradicionales: ¿qué se pierden los niños frente a las pantallas?, Si quieres que duerman bien nada de móviles, tablets ni tele en la habitación, 11 consejos para que el bebé tenga dulces sueños (y nosotros)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos