Síguenos

Respirador bucal 1

Me ocurre muy a menudo en mi trabajo que para explicar a los más pequeños cómo respiramos, acudo a aquella maravillosa serie de hace unos años llamada “Érase una vez… el cuerpo humano”. Les cuento como se debe respirar por la nariz, ya que es ahí donde tenemos unos cepillos que limpian todo el aire que tomamos y sólo pasan las burbujitas de oxígeno, quedándose atrás el polvo o los ácaros entre otro tipo de suciedades.

Y es que es muy importante para nuestros hijos (y para nosotros también, obviamente) que en esta temporada en las que las temperaturas aún no son del todo demasiado agradables, en especial a primera hora de la mañana, al llevarles al colegio, respirar la nariz para evitar problemas de salud. Pero en ocasiones ocurre que hay pequeños que no les resulta tan fácil respirar de forma inconsciente por la nariz. Por ello, hoy vamos a ver la relación existente entre niños que respiran por la boca y el frío.

A muchos niños les gusta, cuando hace frío, expulsar aire por la boca para ver el “humo” que les sale o para dibujar figuras en un cristal empañado. Esto está muy bien, pero debemos tener cuidado que al hacerlo no se acostumbren a tomar aire por la boca, ya que ésta no es la función principal de esta parte de nuestro cuerpo: le corresponde a la nariz.

La nariz calienta, humidifica y limpia (recordad a nuestros amiguitos de “Érase una vez…”) el aire que por ella pasa. Si la nariz está obstruida por cualquier motivo, el pequeño se verá obligado a respirar por la boca, lo que ocasionará que el aire entre directamente por la boca.

Este aire que toma el pequeño será frio, seco y sucio, lo que hará que las mucosas que cubren la garganta se sequen e irriten, provocando tos, dolor y disminuyendo las defensas locales, favoreciendo así las infecciones. También puede llegar a producir alteraciones fisiológicas que pueden afectar al desarrollo físico y psíquico. Así, cuando un niño respira con la boca abierta (especialmente mientras duerme, aunque también lo puede hacer durante el día) estamos ante lo que se denomina síndrome de respirador bucal.

¿Cómo saber si mi hijo es respirador bucal?

Se considera que todo niño que respire por la boca (ya sea de manera continuada o en distintas situaciones) es un respirador bucal. Este tipo de respiración puede deberse a que la nariz esté obstruida, a diferentes hábitos viciosos que tiene el niño o por la anatomía de la nariz. Afecta tanto a lactantes, como a niños y a adultos, siendo en las grandes ciudades donde más casos se pueden encontrar.

El niño que toma aire por la boca tiene algunas características básicas que permiten reconocerlo fácilmente. Los síntomas más frecuentes que podemos encontrar en estos casos son, entre otros, la tos seca (incluso también durante la noche), dificultades respiratorias, apneas obstructivas del sueño, sinusitis u otitis; incluso se dan problemas posturales donde vemos la cabeza inclinada hacia atrás, hombros inclinados hacia delante o pecho hacia dentro.

Pero no sólo podemos encontrar este tipo de peculiaridades en los niños que respiran por la boca, y que hay un elemento que también se ve alterado cuando no se toma aire correctamente y que muchas veces no se tiene en tanta consideración (si bien es cierto que poco a poco se va prestando más atención): el lenguaje.

El hecho de que el niño incline la cabeza hacia atrás, adoptando una posición de extensión, es un mecanismo inconsciente para facilitar y aumentar la de aire por la boca. Esto repercute en que se altera el tono muscular de la cara, lo que ocasiona distintas malformaciones que generan cambios en la morfología de la cara y, por extensión, en el lenguaje.

Cuando un niño toma aire por la boca, en lugar de hacerlo por la nariz de forma natural, se ven alterados también distintos aspectos de su anatomía que van a influir en la correcta producción del lenguaje oral. Por ejemplo, si el niño desde muy pequeño se acostumbra a llevar a cabo la respiración bucal, se pueden producir trastornos en el desarrollo del paladar (llegando a ser estrecho y hundido) y de la mandíbula. Otra consecuencia de estar en todo momento con la boca abierta es que los labios pierden su tonicidad, lo que podría dificultar el habla.

Así mismo, la lengua se encontraría en una posición atípica, permaneciendo en el suelo de la boca o incluso entre los dientes (lo que daría lugar a una malformación en la implantación dentaria) ocasionando problemas para articular algunos fonemas, especialmente el sonido /s/ el cual, al estar en posición adelantada la lengua, se sustituiría por el fonema /z/. Esta posición incorrecta de la lengua, junto a la falta de fuerza de los labios, puede también ocasionar problemas a la hora de comer (deglución atípica)

Finalmente, hay que hacer referencia a otro aspecto que se podría ver alterado si se prolonga en el tiempo la respiración bucal: al dormir con la boca abierta, y a causa de las apneas y los ronquidos, posiblemente no puedan descansar lo suficiente durante la noche debido a problemas de sueño (somnolencia durante el día, pesadillas…), traduciéndose esto cierta irritabilidad, impulsividad, falta de atención y dificultades de concentración, lo que va a repercutir, y no muy favorablemente, en el rendimiento escolar del pequeño.

Respirador bucal 2

Causas del síndrome de respirador bucal

Las causas más comunes por las que se puede dar que un niño tome aire por la boca son:

  • Rinitis alérgica: el taponamiento que hay en la nariz ocasiona la entrada directa del aire por la boca, irritando las mucosas y tejidos que se encuentran en el interior de la boca y garganta, disminuyendo las defensas locales y favoreciendo las infecciones.
  • Resfriado común.
  • Otros: tabique nasal desviado, malformaciones dentarias o hipertrofia de amígdalas
  • .

    Tratamiento

    Será el médico pediatra quién orientará a los padres en el seguimiento y tratamiento de su hijo en el caso de que éste sea respirador bucal. También el otorrinolaringólogo podrá realizar un exámen al pequeño para descartar la existencia de hipertrofia de amígdalas, pólipos nasales o cualquier otro tipo de problema orgánico que dificulte la respiración nasal. El logopeda también toma un papel importante en estos niños, ya que pueden existir diferentes dislalias ocasionadas por las estructuras alteradas que toman parte en el habla. Otros profesionales que también pueden beneficiar al pequeño serán el odontólogo o el ortodoncista.

    Conclusión

    La combinación de niños que respiran por la boca y el frío puede ser muy devastadora para el pequeño ya que, como hemos visto, no sólo influye en la salud del pequeño, sino también en aspectos tales como el lenguaje, el desarrollo físico y el desarrollo psíquico. Así, el que un niño respire por la boca muchas veces pasa desapercibido y no se le da la importancia que se le debería dar, ya que sus repercusiones son muy importantes en el adecuado desarrollo de nuestro hijo.

    Fotos | Tony Fischer Photography y tamadhanaval en Flickr
    En Bebés y más | Enfermedades más frecuentes en invierno y cómo prevenirlas, Los efectos del frío en la salud de los niños, Trastornos del habla: disglosia, Una otitis mal curada puede dar lugar a problemas de lenguaje.

    Deja un comentario

    Ordenar por:

    0 comentario