Sigue a

Cambio pañal en recién nacido

A las pocas horas de nacer nuestro segundo hijo, en uno de los primeros cambios de pañal observamos que éste estaba manchado de color teja, un naranja oscuro bastante escandaloso. No era un color uniforme, eran unas manchas aisladas, pero obviamente nos alarmamos y decidimos preguntar si era normal.

¡Mi recién nacido orina de color naranja! le dijimos a la enfermera. Aunque pueda parecer alarmante, tiene una explicación muy sencilla y es algo frecuente durante los primeros días de vida del bebé.

Los uratos

Es normal que los bebés que acaban de nacer eliminen uratos en sus primeras micciones, que están muy concentradas.

En algunos niños sucede de forma imperceptible y en otros de manera más intensa, lo que termina pareciendo una orina de color naranja o más bien color “teja”. Es alarmante para los padres porque puede parecer que el bebé orina sangre, pero es un proceso absolutamente natural y suele desaparecer por si solo al cabo de un par de días.

Supervisión médica, por si acaso

Cuando el aporte de líquidos es bajo, la orina se concreta y al concentrarse puede tener un color oscuro, parduzco o amarillento. No está de más que el médico supervise el estado general del recién nacido y controlar el número de pañales que mancha, pues si estas manchas persisten podrían ser síntomas de deshidratación, que debe ser tratada.

Como normalmente esta situación acontece mientras estamos en el hospital, es interesante que la comuniquemos y sea valorada por el pediatra, quien seguramente le restará importancia. Y si estamos ya en casa pero seguimos apreciándolas, mejor que le supervise su pediatra habitual y valore si puede deberse a otra causa de las comentadas.

En nuestro caso, efectivamente los uratos duraron apenas un par de días y después la orina volvió a su tono habitual.

Foto | Sellers Patton en Flickr CC
En Bebés y Más | Revisiones del niño sano: qué revisan los médicos en los recién nacidos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios