Sigue a

Mi bebé regurgita

Regurgitar es una de las constantes de la lactancia. A veces, se debe a que el bebé ha comido más de lo que le permite su estómago; otras, se presenta cuando tiene gases. Aunque puede asustarnos, la regurgitación no debe ser un motivo de preocupación.

El hecho de regurgitar muy raramente se asocia a atragantamiento, tos o malestar, y no suele implicar ningún peligro para el bebé, incluso aunque ocurra mientras está dormido.

Algunos bebés regurgitan más que otros, pero la mayoría dejan de hacerlo cuando empiezan a sentarse. Unos pocos siguen regurgitando hasta que empiezan a caminar o hasta que aprenden a beber en vaso, e incluso hay algunos que siguen haciéndolo durante todo el primer año de vida.

Aunque es prácticamente imposible evitar que un bebé regurgite, las siguientes recomendaciones te ayudarán a reducir la frecuencia de estos episodios así como también la cantidad de líquido regurgitado.

* Convierte las tomas en una experiencia relajada, placentera y tranquila.
* Evita interrupciones, luces brillantes, ruidos repentinos y cualquier otro tipo de distracción mientras estés alimentando a tu hijo.
* Si le estás dando el biberón, asegúrate de que el agujero de la mamadera no es ni demasiado grande ni demasiado pequeño; si el tamaño del agujero es el adecuado, evitarás que la leche salga demasiado de prisa y la ingesta de aire. Asegúrate de sacarle los gases por lo menos cada cinco minutos después de la alimentación a biberón.
* No alimentes a tu hijo mientras está acostado.
* Inmediatamente después de cada toma, coloca al bebé en una posición vertical, por ejemplo, sentado en una sillita o en su coche, con su cabecita apoyada en tu hombro, etc.
* No zarandees al bebé ni le propongas juegos vigorosos después de darle de comer.
* Intenta alimentarlo antes de que esté muy hambriento.
* Eleva un poco la cabecera de la cuna sin usar almohadas y coloca al bebé boca arriba para dormir. Así, tendrá la cabeza más alta que el estómago y no se podrá atragantar ni ahogar en caso de que regurgite mientras duerma.

Es importante conocer la diferencia entre regurgitar y vomitar. Cuando un bebé regurgita, apenas parece darse cuenta. Vomitar, sin embargo, implica expulsar de manera violenta el alimento ingerido y suele asociarse a malestar. En general, los vómitos ocurren poco después de las tomas y la cantidad de alimento expulsada es mayor que en una regurgitación. Si tu hijo vomita regularmente (una o más veces al día) consulta a tu pediatra de inmediato.

Más información | Family Doctor

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario