Compartir
Publicidad

Los niños que viven experiencias traumáticas envejecen antes

Los niños que viven experiencias traumáticas envejecen antes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de un estrés intenso o crónico, se dice que pueden aparecer las canas y en la cara de las personas que lo sufren se acentúan las arrugas, parece que envejezcan a un ritmo más rápido que el habitual. Pues bien, también a los niños les afectan las experiencias traumáticas de modo que, aunque no se vean mayores al momento, sus cuerpos sufren unos cambios que les harán envejecer antes.

Un reciente estudio sugiere un impacto biológico duradero de las experiencias traumáticas sufridas durante los primeros años de vida: las dificultades familiares y el estrés vividos en la infancia podrían acelerar el envejecimiento en la edad adulta. Una razón más para protegerlos de los traumas (los verdaderos traumas).

Para este estudio, publicado en las "Actas de la Academia Estadounidense de Ciencias" (PNAS), los investigadores compararon la longitud de los telómetos de las glándulas salivales de 4.598 hombres y mujeres de más de 50 años en Estados Unidos. Estas estructuras del ADN protectoras de los cromosomas se estrechan al envejecer debido a la madurez celular y a las enfermedades.

Los participantes respondieron a preguntas sobre las experiencias traumatizantes vividas a lo largo de su vida, especialmente las anteriores a los 18 años: dificultades financieras en el hogar, desahucios, que el padre perdiera su empleo o que uno de los progenitores fuera alcohólico o drogadicto, maltrato físico y sexual, altercados con la policía...

El equipo de investigación, de la Universidad de la Columbia Británica, en Vancouver (Canadá), constató que la reducción de los telómeros después de los 50 años aumentaba en un 11% por cada experiencia traumática vivida en la infancia.

Ya había investigaciones anteriores que sugerían que una infancia difícil podría tener un impacto en el envejecimiento celular en la edad adulta, lo cual se vería confirmado por este nuevo estudio. Además, las situaciones estresantes en la infancia tiene más efectos negativos en la salud al hacerse mayor que los factores de estrés vividos posteriormente, en la edad adulta.

Teniendo en cuenta que más de tres cuartos de los participantes en el estudio dieron cuenta de al menos una experiencia traumática en su vida, y más de la mitad de ellos, de dos o más, nos damos cuenta de lo frecuentes que son estos hechos. Desahucio, paro, crisis... son situaciones demasiado habituales en estos días en nuestro entorno, por desgracia. Y muchas veces los más pequeños están en medio. Y los niños son los que más sufren. Ahora, y en el futuro.

Vía | Heraldo
En Bebés y más | ¿Cómo afecta el estrés a la boca de los niños?, ¿Cuáles son los síntomas de estrés en los niños?, ¿Y no le crearemos un trauma?: los niños necesitan padres

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos