Sigue a Bebesymas

lengua_determinar.jpg

A través de la lengua del bebé podemos saber si su estado es saludable o está enfermo. Pero hay que saber interpretar lo que nos dice la lengua del bebé.

Los pediatras son capaces de reconocer una enfermedad o trastorno de carácter frecuente gracias a la observación de los signos que presenta la lengua. Nosotros también podemos, aunque ni mucho menos como el pediatra, advertir algunos de los posibles problemas que presente el bebé siempre que sean trastornos de tipo pasajero.

Si nos damos cuenta de que la lengua del bebé presenta unos surcos más marcados que habitualmente, no hay porque alarmarse, pues no indican ningún trastorno pero hay que tener en cuenta una cosa, restos de la comida que ingiere pueden estancarse entre estos surcos provocando que puedan proliferar algunas bacterias, que entre otras cosas pueden provocar fetidez.

En alguna ocasión también podemos comprobar como la lengua tiene una especie de capa blanquecina, este signo suele indicar que la composición química de la saliva ha sido alterada, si el niño toma antibióticos, si respira por la boca normalmente o porque tiene la nariz tapada entre otras posibilidades.

Según los pediatras, si notamos que su lengua está pálida, puede ser por falta de hemoglobina. Si además nos damos cuenta que tiene muestras de cansancio es que tiene una posible anemia. Seguramente el pediatra a través de unos análisis determinará cuál es la causa de esta anemia y le dé al niño el tratamiento adecuado para solucionarla.

pediatra_lengua.jpg
En la lengua vemos unas manchitas rojas por toda la superficie, incluso se superponen unas manchitas con otras dando la impresión de que sea un mapa geográfico, según los especialistas se trata de un eritema migratorio. Se le llama migratorio porque estas manchas se van desplazando a lo largo de la lengua. Los pediatras nos dicen que no existe ningún problema de salud pero puede ser una molestia para el niño, con lo cual un tratamiento adecuado eliminará este problema.

Un niño que atraviesa alguna fase de estrés o está convaleciente, puede presentar unas pequeñas ampollas en la lengua, éstas parecen estar rodeadas de una especie de halo rojizo y cada ampolla está cubierta por una especie de membrana blanca, los especialistas denominan a este tipo de lesiones aftas comunes. Aunque no hay que realizar ningún tratamiento, siempre es preferible llevar al niño al pediatra para asegurarnos de que no se trata del aftas epizoótico que es provocado por un virus.

Hay una premisa a seguir en todos los casos, una buena higiene bucal y asegurarnos que la lengua está bien limpia con un cepillo de dientes suave. Recuerda que todo signo externo en el niño nos indica algo e intentar conocerlos puede ayudar a prevenir cualquier posible complicación.

Más información | Nlm
Más información | Nacer sano
Más información | Nlm

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario