Compartir
Publicidad

Limpiar el chupete del bebé con la boca, ¿sí o no?

Limpiar el chupete del bebé con la boca, ¿sí o no?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que es una práctica que no he utilizado muchas veces, bien porque siempre hemos levado chupetes "de repuesto", bien porque me da bastante aprensión chupar algo que se acaba de caer al suelo. Pero es muy frecuente ver padres que limpian el chupete del bebé chupándolo.

¿Es buena o mala esta práctica? Me temo que no vamos a tener una repuesta unidireccional, ya que a pesar de un estudio reciente que señala que esta práctica puede reducir el riesgo de asma y erupciones en el bebé, por otro lado aumenta otros riesgos.

Por ejemplo, la caries. La caries se puede trasmitir a la boca del bebé si tenemos esas bacterias los adultos. Y es que precisamente uno de los consejos para no trasmitir la caries al bebé era precisamente no chupar el chupete para limpiarlo.

Pero es que, además de la caries, podríamos trasmitirles enfermedades contagiosas al bebé si estamos padeciéndolas (incluso sin conocerlo aún). Aunque también es cierto que estas enfermedades se las podríamos contagias de muchas otras maneras, no solo a través del juguete (besos, tos, manos...).

Pero veamos la otra parte de la cuestión, la que ha sido recientemente descubierta. ¿Para qué podría ser beneficioso limpiar el chupete del bebé con la boca?

Limpiar el chupete con la boca podría proteger al bebé de alergias

El estudio, publicado por la revista "Pediatrics", se titula "Pacifier Cleaning Practices and Risk of Allergy Development" ("Prácticas de limpieza del chupete y riesgo de desarrollo de alergias") y ha sido realizado por investigadores de Gotemburgo (Suecia).

Los autores señalan que es posible que el traspaso de los microbios de la boca de los padres a los bebés refuerce la diversidad bacteriana del sistema digestivo y la inmunidad de los niños pequeños. Limpiar el chupete con la boca estuvo asociado con un 49% menos de probabilidades de que un niño desarrollara eczema.

Los autores del estudio hicieron el seguimiento de 184 bebés especialmente propensos a las alergias (el 80% tenía por lo menos un padre alérgico) hasta los tres años. Cuando tenían seis meses, 65 padres les "limpiaban" los chupetes con la boca. La mayoría de los padres dijo también que los lavaban con agua corriente.

A los 18 meses de edad, el equipo les realizó una prueba de alergia. Los hijos de los padres que chupaban el chupete para limpiarlo eran un 63% menos propensos a tener eczema y un 88% menos propensos a tener asma que los hijos de los padres que optaban por otra forma de limpieza del chupete.

Eso sí, esta tendencia desaparece a los 36 meses, cuando ya no existen diferencias entre los grupos en el riesgo de padecer asma. De todas formas, ¿seguirían a los 36 meses tantos niños utilizando el chupete? Imagino que no, y espero que no, porque los pediatras aconsejan limitar el uso del chupete hasta el año de vida.

De todas formas, los autores señalan que los resultados no prueban que el método de limpieza del chupete proteja a los niños del asma y el eczema, podrían existir otros factores implicados y otras explicaciones 8aunque ellos no las hallaran en esta ocasión), por lo que es demasiado pronto para recomendarles la técnica a los padres.

De modo que, de momento, limpiar el chupete del bebé chupándolo no puede ser visto como una práctica a recomendar, ya que lo que sí está comprobado es el riesgo de transmisión de caries.

Foto | sovgunga en Flickr-CC Más información | Pediatrics En Bebés y más | Guía del buen uso del chupete, El uso del chupete: ventajas e inconvenientes, Recomendaciones de la AEP sobre el uso del chupete

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos