Compartir
Publicidad

La tos desaparece con el jarabe Bayer de Heroína

La tos desaparece con el jarabe Bayer de Heroína
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si a más de uno os sorprendió que hace varias décadas se inventara la jaula exterior para niños, para dejarlos colgados de la pared de los edificios, seguro que saber que muchos niños tomaban heroína de pequeños os hará relajar la mandíbula más si cabe.

La culpable de ello fue Bayer, multinacional archiconocida, que puso a la venta en 1898 un jarabe de un producto llamado Heroína, cuyo nombre le pusieron por las sensaciones vividas por las primeras personas que lo probaron, orientado para niños y cuyos efectos eran aliviar la tos y tratar catarros y bronquitis, además de otros problemas respiratorios.

Las ilustraciones que podéis ver arriba datan de 1912, cuando aparecieron en la prensa para dar a conocer aún más el jarabe (venga, a drogarse todos) aquí en España. Sin embargo Bayer ya llevaba años anunciando su magnífico remedio para la tos, porque fue en 1.900 cuando iniciaron las campañas publicitarias, campañas que incluyeron la entrega de miles de muestras gratuitas a los médicos para que, cuando vieran a un niño con tos, le regalara heroína.

Como es lógico, pronto empezaron a aparecer casos de niños que parecían haberle pillado el gustillo al jarabe y que, como hacen los niños de ahora, simulaban tener tos (el mío mediano lo hace a veces para que le de el jarabe de la tos que tanto le gusta) para recibir más. Desde Bayer, sin embargo, trataron de silenciar esas voces, sabedores de que detrás del producto no había estudios que confirmaran su seguridad.

Finalmente en el año 1913, y tras demostrarse que la heroína se transformaba en morfina al pasar por el hígado y que era altamente adictivo, Bayer detuvo la producción y decidió dar por finalizada su aventura como gran expendedor de una de las drogas más adictivas que existe.

Me da por pensar en los niños que tomaron el jarabe en su infancia. Los que tenían dos catarrillos al año como mis hijos seguro que no tuvieron demasiados problemas, ahora bien, los que combinan catarros con bronquitis, bronquiolitis y demás infecciones respiratorias y que tienen historiales con pocos años tan extensos como los de cualquier abuelillo seguro que lo pasaron muy mal el día que su madre volvió de la farmacia sin su jarabe de heroína.

Más información e imágenes | Fogonazos
En Bebés y más | Se confirma lo que recomiendan las abuelas: la miel es un gran remedio para la tos, ¿Son eficaces los tratamientos para la tos?, La miel, mejor que los fármacos contra la tos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos