Sigue a Bebesymas

salmonelosis.jpg

Es una infección gastrointestinal producida por la bacteria de la salmonella, muy frecuente en bebés y niños y que se propaga rápidamente en épocas de calor.

Llega a nuestro cuerpo a través del consumo de agua o alimentos contaminados de origen animal como carnes rojas, aves de corral, huevos y leche no pasteurizada (y sus derivados), aunque también se puede dar al ingerir verduras o frutas. Otra vía de contagio es el contacto directo con basura o mascotas enfermas.

La salmonelosis es la enfermedad del verano, pues se multiplica a gran velocidad cuando la temperatura supera los 30°, pero se destruye a altas temperaturas, por lo que la bacteria desaparece al cocinar los alimentos. Aunque también podrías ser infectados posteriormente por el contacto con cuchillos, superficies, alimentos crudos o manos infectadas.

Los síntomas de la salmonelosis gastrointestinal son vómitos, diarrea, nauseas, dolor de cabeza y fiebre alta. Dura entre 4 y 7 días y en la mayoría de los casos no requiere tratamiento, a no ser que surjan complicaciones como la deshidratación, por eso hay que darle al niño enfermo mucho líquido.

Para prevenirla, es importante lavarse las manos frecuentemente, especialmente antes de comer o cocinar, lavar muy bien frutas y verduras, consumir alimentos de origen animal bien cocidos, lavar los utensilios de cocina que estén en contacto con alimentos crudos. No guardar ni siquiera en la nevera, envases abiertos de derivados lácteos en épocas de mucho calor. Mantener los alimentos siempre refrigerados y si tienes mascotas, extremar la limpieza de sus habitáculos.

Más información | tupediatra.com | Agencia española de seguridad alimentaria

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios