Compartir
Publicidad

La mortalidad infantil desciende en el mundo, pero queda mucho por hacer

La mortalidad infantil desciende en el mundo, pero queda mucho por hacer
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A una buena noticia sigue otra preocupante pero esperanzadora. Esperanzadora porque insta a los responsables gubernamentales y a toda la sociedad a seguir actuando. La mortalidad infantil en el mundo se ha reducido a casi la mitad desde 1990, a pesar de que 18.000 niños de menos de cinco años siguen muriendo cada día, según un informe de la ONU.

Hoy se sabe que entre 1990 y 2012, el número de muertes infantiles pasó de 12,6 a 6,6 millones en todo el mundo, es decir una caída de 47,8%, según datos del estudio realizado con la colaboración de la Unicef, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial.

Y aunque rozamos la mitad, no se ha logrado todavía el objetivo 4 de desarrollo del Milenio que se propuso reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de niños menores de cinco años. Y es que la mortalidad infantil sigue bajando, pero no de forma suficientemente rápida para alcanzar esa meta.

Para ir descendiendo la cifra de muertes infantiles han funcionado medidas como la expansión de los programas de vacunación, la promoción de la lactancia materna, la distribución de mosquiteras en determinados países africanos... Pero queda mucho por hacer, y en ello siguen trabajando UNICEF y la OMS, en colaboración con los distintos gobiernos.

Por ello en el último Informe de los Objetivos de Desarrollo del Milenio se nos dice que:

Los logros en la supervivencia de los niños han sido notables, pero hay que hacer más para cumplir con nuestra obligación con las generaciones más jóvenes. (...) Se necesitan avances más rápidos para cumplir con la meta de 2015 de reducir en dos tercios la mortalidad infantil. Cada vez más la mortalidad infantil se concentra en las regiones más pobres y en el primer mes de vida.

Los 6,6 millones de niños que mueren aún cada año antes de cumplir los cinco años, lo hacen principalmente por enfermedades "evitables y curables", incluso cuando el conocimiento y los tratamientos están disponibles.

La neumonía constituye la principal causa de mortalidad infantil (17% de los casos), seguida por las complicaciones vinculadas a los nacimientos prematuros (15%), las asociadas al parto (10%) y las diarreas (9%). Globalmente, 45% de las muertes antes de los cinco años se debe a la malnutrición, según el informe.

La mitad de las muertes infantiles se concentran en cinco países (India, República Democrática del Congo, Nigeria, Pakistán y China), y África sub-sahariana sigue siendo la región del planeta que ha registrado menos avances en la reducción de la mortalidad neonatal (en el primer mes de vida).

Persisten grandes desigualdades, entre los desarrollados y los que están en vías de desarrollo. Y el escenario actual de crisis económica mundial no ayuda a que los países ricos se preocupen en exceso de ayudar a los más desfavorecidos.

Aunque nosotros nos quedamos con el dato esperanzador de la reducción de la mortalidad infantil en el mundo y las posibles soluciones, la lucha que hay que continuar para seguir salvando las vidas de los niños.

Vía | Huffington Post Foto | UNDP En Bebés y más | Mortalidad infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos