Sigue a

hernia inguinal.JPG

La mayor parte de este tipo de hernias son congénitas y su causa es un fallo del cierre del proceso vaginal o conducto peritoneovaginal. Este tipo de hernia, lo puede padecer tanto el niño como la niña, su corrección es mediante una operación pediátrica, una de las más frecuentes después de la amigdalectomia (las anginas).

Este tipo de hernias se suelen diagnosticar a los bebés entre su nacimiento y los primeros meses de vida y detectarla es fácil, ya que aparece un bultito en uno o en las dos regiones inguinales (las ingles). Dependiendo del niño, este tipo de hernia puede afectarle muy dolorosamente o por el contrario, no dolerle nada.

El bebé puede presentar además del bulto en la ingle, vómitos y el color de la piel en la zona puede cambiar a causa de la compresión que esta hernia está sufriendo. Si detectas en tu bebé un bultito en la zona de las ingles, lo mejor es acudir cuanto antes al pediatra, ya que este tipo de hernias pueden ser perjudiciales para el bebé.

Los especialistas planificarán la intervención de dicha hernia, pero hasta entonces, te aconsejarán como meter hacia adentro este bultito. Para ello, se suele hablar plácidamente al niño para que se calme y se acompañan las palabras con caricias y presionando suavemente el bulto hacia adentro, pero esto te lo explicará más detalladamente el especialista.

No debemos hacerlo nosotros sin las indicaciones del pediatra, ya que se podría dar el caso de que esta hernia estuviera estrangulada y podríamos lesionar al bebé, este tipo de hernias suelen ser operadas de urgencia. La hernia inguinal afecta hasta un 4% de la población infantil y puede aparecer en cualquiera de las dos ingles.

El bienestar del bebé es primordial, por esta razón las revisiones pediátricas deben cumplirse estrictamente para evitar posibles problemas.

Más información | Pedisug
Más información | Mibebeyyo

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario