Compartir
Publicidad

¿Hay algún peligro por utilizar el microondas para calentar la comida de los niños?

¿Hay algún peligro por utilizar el microondas para calentar la comida de los niños?
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días una madre me preguntó si podía calentar la comida de sus hijos en el microondas, pues había leído que los alimentos perdían propiedades y lo último que quería era hacer algo negativo con sus pequeños. Yo había leído algo sobre ello hace un tiempo e incluso sé de gente que no utilizaba el microondas para nada porque había visto estudios que demostraban que las plantas regadas con agua calentada en el microondas acababan muriendo.

No sé si alguna vez habéis pensado en ello, o si alguna vez habéis dudado de la seguridad de los alimentos que os coméis después de meterlos en el microondas, así que por si acaso dudáis, o si ahora os acabo de hacer dudar, a continuación responderé a la pregunta: ¿hay algún peligro por utilizar el microondas para calentar la comida de los niños?

¿Qué son las microondas?

Antes de hablar de los hornos microondas deberíamos explicar qué son las microondas que emiten los microondas (valga la redundancia). Las microondas son ondas de radio de alta frecuencia que forman parte del espectro electromagnético. Se usan para la difusión de televisión, para el uso de radares que ayudan a la navegación aérea y marítima y se usan para las telecomunicaciones, incluyendo nuestros imprescindibles teléfonos móviles. Obviamente, también se utilizan en las cocinas, para calentar o cocinar alimentos, gracias a los hornos microondas.

Las microondas son reflejadas, transmitidas o absorbidas según sea el material con el que la onda contacta. Los materiales metálicos reflejan totalmente las microondas y por eso no pueden introducirse en un microondas. Los materiales no metálicos, como el vidrio y algunos plásticos son transparentes a las microondas y los materiales que contienen agua, como los alimentos, los líquidos o los tejidos absorben rápidamente la energía de las microondas convirtiéndola en calor.

Por eso uno no puede meter a su gato en un microondas para secarlo después de estar mojado y por eso en las instrucciones especifican que no metamos animales (por eso y porque cuenta la leyenda que una señora mató a su gato en EE.UU. al querer secarlo de este modo y ganó una demanda porque en las instrucciones no ponía que eso no podía hacerse).

Como digo, todo lo que lleva agua absorbe rápidamente las ondas, transforma la energía en calor, y se calienta.

Calentar sí, cocinar cuidado

Como sabemos todos los que tenemos microondas, no todos los alimentos se calientan igual de rápido ni todos se calientan de la misma manera. Ello depende del contenido de agua, de la densidad y de la cantidad de alimento que metamos dentro.

La energía del microondas no penetra bien en los alimentos más gruesos y eso podría producir una cocción desigual. Esto quiere decir que si utilizamos un microondas para cocinar alimentos, tenemos que tener en cuenta que si lo dejamos poco tiempo podría haber zonas no cocinadas del todo, quedando crudas o mal hechas y, en consecuencia, no matando microorganismos que podrían ser peligrosos para nosotros o nuestros hijos.

Esto se previene manteniendo los alimentos en el microondas más tiempo, cocinándolos hasta que se hayan hecho del todo. O básicamente, haciendo caso de las recomendaciones que se suelen dar al cocinar algo, que ya te dicen eso de "tantos minutos si lo haces en microondas, tantos minutos si lo haces en el horno".

A nivel nutritivo los alimentos que metemos en un microondas tienen el mismo valor nutritivo que los que cocinamos en un horno normal. La diferencia es que, como la energía del microondas entra más rápidamente en el alimento, el calor se produce antes y se reduce el tiempo de cocción.

Cuidado con las quemaduras

Otra cosa que tenemos que vigilar es la de las quemaduras por los alimentos. Cuántas veces no hemos cogido un recipiente muy caliente, hemos bebido un poco de la superficie del líquido y hemos visto que no estaba demasiado caliente, pero al darle unas vueltas hemos visto que estaba bien. Cuántas veces hemos probado un trozo de comida y estaba frío y al coger otro trozo nos hemos dado cuenta de que estaba terriblemente caliente.

Pues eso, a la hora de calentar la comida de los niños lo único que tenemos que tener en cuenta es que no se lleven a la boca comida ardiendo y se quemen con ella. Si lo que calentamos es líquido, o un puré, tener la precaución de darle unas vueltas previamente, para conseguir una temperatura uniforme y, sobre todo, vigilar que el recipiente no esté demasiado caliente para que no puedan quemarse al tocarlo.

Entonces, ¿los alimentos no se vuelven radioactivos?

No. Ni los alimentos se vuelven radioactivos ni nos va a pasar nada por comerlos. Una vez el microondas se apaga las microondas dejan de emitirse y dentro del alimento no queda ninguna.

A nivel de nutrientes, como digo, no hay diferencias con los alimentos hechos en el horno. Y si al principio habéis clickado al enlace del estudio de las plantas, os recomiendo que os paséis por Snopes, donde hicieron el mismo estudio con agua hervida en microondas, agua normal y agua hervida en una estufa de gas, utilizada a temperatura ambiente con tres plantas diferentes. No hubo diferencias y demostraron que el "perla" que hizo el primer estudio sólo quería engañar a la gente con una falsa revelación.

Más información | OMS Foto | devinf en Flickr En Bebés y más | Cocinar huevos con seguridad, ¿Cómo cocinar la carne para que no se haga cancerígena?, Cinco ideas fáciles para cocinar con niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos