Sigue a

sangre

Hablábamos ayer sobre la forma en la que se hereda en grupo sanguíneo de los padres. La existencia de los cuatro grupos sanguíneos se debe a la existencia de tres alelos o variedades de un gen que determina la formación de determinados antígenos en las células de la sangre. Vamos a ver algunos ejemplos concretos de la manera en la que se produce esta herencia.

Tomemos este tema como una aclaración para quienes tengan dudas sobre la herencia según las leyes de Mendel, que determinarán las posibles combinaciones de los alelosy su dominancia.

Veamos ejemplos concretos. Para entenderlos es preciso repasar el artículo anterior, donde se explica la forma en la que las tres variantes del gen que condiciona el grupo sanguíneo pueden aparecer en los humanos.

Ejemplos de herencia de grupos sanguíneos

Una persona pura AA (IAIA) que tenga hijos con otro AA solamente puede tener hijos con grupo A y alelos IAIA. No hay ninguna nueva combinación posible, pues sea cual sea el alelo que porte el gameto siempre será un IA.

Pero si es un AO (IAi), que tiene grupo sanguíneo A pero un alelo O que puede transmitr en los gameto, quien tiene hijos con otro AO (IAi) sus hijos pueden ser AA, AO e incluso OO, lo que supone que tiene un 25% de posibilidades de que sus descendientes tengan el grupo O sanguíneo y un 75% de posibilidades de que tengan un grupo A, en algunos caso puro (25%) y en otros mixto (50%). Lo mismo pasaría con dos personas con alelos mixtos y sangre del grupo B.

Los hijos de un puro A con un puro B siempre serán AB, pero si uno de ellos es híbrido las posibles combinaciones de los alelos son mayores. Lo nunca habrá un grupo O entre sus hijos ya que, aunque herede el alelo i (O) de uno de los progenitores, siempre será recesivo en combinación con A o B.

En el caso de dos híbridos, uno con grupo A y otro con grupo B, nos encontramos con un cuarto de posibilidades para cada tipo sanguíneo: A, B, AB y O. La serie alélica que determina los grupos sanguíneos está determinada por tres genes: A, B y O. Los genes A y B son codominantes y el O es recesivo (A = B > O).

Si uno de los progenitores es de un grupo puro A o B y tiene hijos con un OO, estos serán siempre AO, con un grupo sanguíneo A. Sin embargo, si uno de los progenitores es AB y el otro OO, las posibilidades serán de un 50% de hijos con el grupo A y un 50% del grupo B, en ambos casos mixtos AO y BO. Lo que no podrá haber es un hijo con el grupo O, ya que el alelo que hereda siempre es recesivo en combinación con A y B.

Un mixto AO que tenga hijos con un AB, tendrá un 50% de posibilidades de tener hijos con grupo sanguíneo A, de los que un 25% es puro y el otro mixto AO. Otros 25% de posibilidades es de que nazca un AB y el restante 25% sería de un grupo B, si se combina el alelo B con el O. Los mismos porcentajes se presentarán en el caso de un BO con un AB, pero contando que el gen B será el más presente en las posibles combinaciones.

Calculadora de herencia del grupo sanguíneo

Los casos más complejos son los que incluyen a alelos mixtos en los progenitores, y precisan de cálculos matemáticos para determinarse, pero además, podemos usar una calculadora on line que nos ofrece la posibilidad de calcular las posibilidades en cada pareja.

Conclusión

Recordemos que un alelo del gen que determina el grupo sanguíneo se hereda del padre y el otro de la madre, pero ellos, a su vez, van a poder transmitir aleatoriamente, uno de los dos alelos que tienen en su dotación genética, que estará representado en el gameto, óvulo y espermatozoide. Por ese motivo los hijos de la misma pareja pueden tener grupos sanguíneos diferentes, dependiendo del alelo transmitido por cada progenitor.

Espero que con estos ejemplos sobre la herencia del grupo sanguíneo entendamos mejor como funciona este sistema. El tema es fascinante y seguiremos hablando sobre él, en la próxima ocasión sobre el orígen de los grupos sanguíneos, su extensión en los grupos humanos, para entender mejor en que influyen en nuestras vidas.

En Bebés y más | ¿Qué grupo sanguíneo tendrá mi hijo?, Grupos sanguíneos, La genética: genes y cromosomas

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario