Compartir
Publicidad

Deseos cumplidos: las emociones positivas ayudan a los niños enfermos

Deseos cumplidos: las emociones positivas ayudan a los niños enfermos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En alguna ocasión os hemos hablado del bien que le hace a los niños hospitalizados una sonrisa, el entretenimiento, sentirse bien. Ahora el I Estudio sobre el efecto de las emociones positivas en niños enfermos confirma que concederles sus deseos les hace mejorar.

El estado emocional y físico de un niño enfermo crónico o con mal pronóstico mejora durante meses gracias a sus deseos cumplidos, favoreciendo además la aparición de emociones positivas en los padres. Así se desprende de la investigación, realizada en la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid.

Este estudio tenía como objetivo alejar a estos niños de la tensión emocional que viven diariamente por la enfermedad y los tratamientos y proporcionar un estímulo que les animase a seguir luchando. Los expertos querían conocer la eficacia que tiene cumplir el principal deseo de un niño a la hora de generar cambios en su bienestar psicológico y en el de su entorno familiar.

El 72% de los niños del estudio (entre cinco y 18 años) tenía cáncer y el 13% necesitaba trasplante. Los principales deseos en los que este equipo de investigadores se centró para llevar a cabo el estudio fueron el deseo de tener algo material, el de visitar algún sitio o país, y el de conocer a un personaje famoso.

Comer angulas con un famoso, ser policía por un día, nadar con delfines, tirarse en paracaídas, ir a la peluquería, a La Moncloa, al Estado Santiago Bernabeu o a un hotel con todo incluido fueron algunos de los deseos cumplidos.

El efecto positivo de los deseos cumplidos

Después de hacerse realidad esos deseos, incluso siete meses después se comprobó que se habían potenciado las emociones optimistas y desarrollado las fortalezas emocionales y físicas. Mayor bienestar, confianza, esperanza, calma... y por el contrario menos fatiga, hostilidad y soledad.

Es importante también, por el "efecto rebote en sus hijos" (aunque quién sabe lo que viene primero) que los padres vieron aumentadas su gratitud y su confianza y tuvieron un descenso en la depresión, fatiga u hostilidad que llevaban experimentando desde el comienzo de la enfermedad del hijo.

Olvidarse de la enfermedad y del hospital por un día es importante para estos niños que necesitan tanta atención y cariño. La ilusión, la sonrisa, la alegría puede hacerles mucho bien.

El I Estudio sobre el efecto de las emociones positivas en niños enfermos ha sido promovido por la Fundación Pequeño Deseo con el apoyo del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, de un equipo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid y financiado por la Fundación Lafourcade Ponce para el bienestar psicológico.

Por todas estas razones es beneficioso que el hospital cuente con actividades lúdicas que hagan su estancia más agradable, y hay programas tan implicados en buscar la sonrisa de los niños enfermos como PayaSOSpital o los doctores sonrisa...

Ojalá todos los niños enfermos hospitalizados vean cumplidos sus deseos, y eso les ayude a mejorar. Para los padres, el mayor deseo es ese, y ellos, junto a los médicos y fundaciones como las anteriores, pueden ayudarles a esbozar esa sonrisa y a volver a ilusionarse.

Vía | 20minutos Foto | CMRF_Crumlin en Flickr-CC Más información |Fundación Pequeño Deseo En Bebés y más | Campaña para financiar la decoración de la unidad pediátrica del Hospital Infantil La Paz, Hospitales de Colores: Disney y el 12 de Octubre de Madrid, Fundación CurArte y el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos