Síguenos

esteatosis_infantil.jpg

Un serio problema se cierne sobre la población infantil, se trata de una enfermedad crónica frecuente, el hígado graso. La acumulación de grasa en el hígado está afectando actualmente a uno de cada dos niños, casi la mitad de los niños obesos tienen el hígado graso. En principio es una enfermedad benigna, pero si evoluciona puede convertirse en algo realmente serio como la cirrosis hepática y seguidamente el cáncer de hígado.

En los niños, esta tendencia alcista es preocupante y está asociada claramente al aumento de la obesidad infantil. Se realizó un estudio en Granada con 119 niños obesos y se demostró gracias a una ecografía hepática que el 43% de ellos presentaban esteatosis (hígado graso) y un 7,6% tenían un aumento de transaminasas (enzimas que se localizan en el hígado y que permiten transformar determinadas sustancias). Hay que recordar que el hígado es la mayor fábrica de nuestro cuerpo y casi siempre se altera por los malos hábitos alimentarios e inadecuados.

Son varios los factores que pueden propiciar que un niño sufra de hígado graso, la obesidad, una vida sedentaria o una dieta deficiente y poco equilibrada entre otros, pueden desencadenar un hígado graso y las posteriores consecuencias. Debemos instaurar en los niños desde pequeños los hábitos y estilos de vida adecuados, es la mejor forma de garantizar que no sufran determinadas enfermedades y que vivan una vida plena, sana y equilibrada.

Más información | Acceso
Más información | Saludalia
En Bebés y más | Los niños obesos tienen más riesgos de sufrir una fractura
En bebés y más | PlayStation y televisión engordan un montón
En bebés y más | Los padres no hacen deporte con sus hijos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario