Sigue a Bebesymas

aspirador nasal eléctrico.jpg

Desde que empezaron los primeros fríos del otoño he tenido que echar mano de mi gran aliado, el aspirador nasal.

Yo uso el convencional, pero también hay un aspirador nasal eléctrico para los padres que lo encuentren desagradable.

La diferencia es que el eléctrico no presenta riesgos de contaminación mutua entre la madre y el bebé, es más higiénico por su sistema autolimpiador y tiene una intensidad de aspiración continua que evita daños en la naricita del niño.

Lo puedes comprar por 45 euros en Bayón.
En Bebés y más | Con el frío llegan los resfriados

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario