Síguenos

higiene de la embarazada

Todos conocemos, por supuesto, los hábitos de higiene personal indispensables, sin embargo, con la preparación para la llegada de un hijo, en el embarazo, algunas cosas van a cambiar, primero, respecto a nuestras costumbres, y luego, respecto al cuidado tendremos con el entorno.

Vamos a hablar de los hábitos de higiene en el embarazo pues de ellos, dependerá en parte, además, la salud de nuestro hijo.

Hábitos de higiene personal en el embarazo

Durante el embarazo debemos cuidar especialmente nuestra salud y una forma de hacerlo es, sin duda, tener una higiene adecuada.

Muchos patógenos van a introducirse en nuestros cuerpos por la boca y la nariz, por lo que debemos lavarnos las manos todas las veces necesarias: siempre antes y después de usar el aseo, antes y después de comer y también al llegar a casa y cuando toquemos a alguien claramente resfriado o cuando tocamos objetos sucios.

También es importantísima la higiene de la boca y, obviamente, la salud dental, lavarse los dientes adecuadamete después de cada comida y antes de irse al cama y seguir hábitos alimenticios adecuados pueden ayudar a evitar problemas bastante frecuentes en el embarazo. Ante cualquier molestia siempre es bueno acudir a un dentista.

Otra cuestión que hay que cuidar es la higiene íntima. Deben evitarse las duchas vaginales y los jabones agresivos, mantenerse limpia, recordar no limpiar hacia delante tras hacer las necesidades para evitar la contaminación con heces y también usar ropa interior de algodón y llevar prendas que no estén muy ajustadas. Si aparecen molestas urinarias o signos de infecciones vaginales se debe pedir consejo médico.

El pecho cambia con el embarazo. Lo que no es necesario es ponerse jabones ni cremas especiales en los pezones, ni son sucios incluso si producen pequeñas cantidades de calostro ni se preparan para la lactancia con ello. Lo que no se aconseja es dejarlos mojados con la ropa puesta, pues eso si podría producir irritaciones. No es necesario tampoco ponerles ninguna clase de pezonera ni darles masajes para que salgan si son planos o invertidos, y si se pueden tocar en las relaciones sexuales.

Y hablando de sexo, de no se que el médico indique lo contrario o que la mujer no tenga ganas, el sexo es estupendo en el embarazo, recomendable y seguro. Se deben ir usando posturas cómodas a medida que la tripa crece y, por supuesto, hay que hacerlo practicando sexo seguro pues algunas ETS son especialmente peligrosas para el bebé.

La higiene del entorno de la embarazada

Según el puesto de trabajo pueden existir riesgos para el embarazo, en ese caso, hay derecho a pedir un cambio de puesto temporal o la baja.

Hay que extremar la higiene de los alimentos con una buena conservación y preparación, evitar los que pueden transmitir la toxoplasmosis, limpiar bien los vegetales y no comer en lugares que no sean de confianza ni compartir vasos y cubiertos.

Algunas cuestiones fundamentales serían el cocinar los alimentos a más de 75 grados, no consumir carnes ni pescados crudos, cocinar bien los huevos, no mezclar productos crudos y cocinados que puedan entrar en contacto y mantener la nevera y los utensilios de cocina limpios.

Y por último también debemos cuidar la higiene de lo que respiramos: no acudir en lo posible a ambientes cerrados y cargados, o donde haya productos tóxicos y, por supuesto, además de no fumar, también evitar la exposición al humo del tabaco ya que el riesgo de problemas congénitos asociados al humo del tabaco es también real en las fumadoras pasivas.

Es indispensable la cuestión de evitar la exposición al humo del tabaco y no fumar, pues se relaciona con problemas que van desde el parto prematuro, la preeclampsia, varios defectos congénitos e incluso se ha hablado de que podría afectar al cerebro del bebé.

Hay que tener especial cuidado con la exposición a productos químicos pero, en realidad, descubrimos que la protección absoluta no existe y hay muchos químicos en el ambiente que pueden ser peligrosos para el feto. La limpieza de la casa no debería ser problemática, pero siempre será mejor hacerla con productos poco agresivos o incluso naturales.

Respecto a los cosméticos, hay que mirar bien su composición, pues algunos podrían suponer un riesgo para el bebé.

En general el ambiente o nuestros actos pueden suponer un riesgo para la salud del bebé y es conveniente estar bien informadas y tener en cuenta los hábitos de higiene indispensables para la embarazada.

En Bebés y más | Llega el otoño y llega la gripe: cinco consejos para librarse de ella, ¿Por qué tienen que lavarse las manos tus hijos?, Esterilizar los artículos del bebé ¿sí o no?, La limpieza de la casa con niños, ¿misión imposible?

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario