Compartir
Publicidad

Diez datos sobre la salud materna en el mundo

Diez datos sobre la salud materna en el mundo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas mujeres carecen de una atención médica de calidad antes, durante y después del parto. Recientemente la Organización Mundial de la Salud ha publicado diez datos sobre la salud materna en el mundo, cifras y apuntes necesarios para no olvidar las necesidades de muchas mujeres y lo fácil que sería cubrirlas en muchos casos.

En 2010, aproximadamente 287.000 mujeres murieron debido a complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto. En la mayoría de los casos hay intervenciones médicas bien conocidas que podrían evitar esas muertes. Pero la salud materna sigue sufriendo en muchas partes del mundo.

El Objetivo de Desarrollo del Milenio 5 consiste en mejorar la salud materna, y las metas son reducir la razón de mortalidad materna en tres cuartas partes entre 1990 y 2015 y lograr, para 2015, el acceso universal a la salud reproductiva.

Pero al igual que en el caso de la mortalidad infantil que comentábamos ayer, los progresos realizados hasta ahora en la reducción de la mortalidad materna han sido demasiado lentos para que se puedan alcanzar las metas en el plazo previsto.

Para reducir la mortalidad materna en los países en vías de desarrollo es imprescindible la inversión en los sistemas de salud, y en especial en la formación de parteras y en la atención obstétrica de urgencia disponible las 24 horas del día.

Organizaciones como UNICEF y la OMS alertan sobre la todavía alta mortalidad materna apoyando a los países para que presten una atención de calidad, basada en datos probados y eficaces, a las madres y a los niños durante el embarazo, el parto y el puerperio.

Unicef mortalidad materna

Diez datos sobre la salud materna en el mundo

Los datos a los que se refiere la OMS son comentados a menudo en el blog, porque no queremos reducir nuestra mirada al entorno inmediato de nuestras vidas y nuestros países, sino que queremos ir más allá, sin olvidarnos de otras realidades, por muy duras que estas sean (o precisamente por ello).

Con el fin de darles visibilidad, porque consideramos que son cifras ocultas u olvidadas, las difundimos aquí. Porque tal vez nos haga reflexionar sobre una realidad dura y triste que podría cambiar.

  • Cada día mueren 800 mujeres de complicaciones del embarazo y el parto, lo cual significa hasta 287 000 muertes al año. En los países en desarrollo, los trastornos relacionados con el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte de las mujeres en edad de procrear (tras la infección por el VIH/sida).

  • Cuatro causas principales son responsables de las muertes maternas: hemorragias graves, infecciones, abortos peligrosos, trastornos hipertensivos de la gestación (preeclampsia y eclampsia) y parto obstruido. Una hemorragia puerperal no atendida en una mujer sana puede matarla en dos horas. Casi todas estas muertes son evitables.

  • Cada año se producen más de 136 millones de partos, de los cuales unos 20 millones presentan complicaciones posteriores relacionadas con el embarazo. La lista de enfermedades es larga y diversa; por ejemplo, fiebre, anemia, fístulas, incontinencia, esterilidad y depresión. A menudo las mujeres que presentan fístulas obstétricas son estigmatizadas y marginadas por sus maridos, familias y comunidades.

  • Cada año se registran aproximadamente 16 millones de partos en niñas de 15 a 19 años (más del 10% de la totalidad de los partos). En el mundo en desarrollo, cerca del 90% de los partos de adolescentes tienen lugar en el matrimonio. En los países de ingresos bajos y medianos, las complicaciones del embarazo y el parto son la principal causa de muerte entre las jóvenes de 15 a 19 años.

  • El estado de salud materna refleja las diferencias entre ricos y pobres. De todas las muertes maternas, menos de 1% corresponde a los países de ingresos elevados. Por término medio, el riesgo de muerte a lo largo de la vida por complicaciones del embarazo y el parto es de 1 en 150 en los países en desarrollo y de 1 en 3800 en los países desarrollados. La mortalidad materna también es más elevada en las zonas rurales y en las comunidades más pobres y con menor nivel educativo. De las 800 defunciones maternas que suceden cada día, 440 corresponden al África subsahariana, 230 al Sur de Asia y 5 a países con ingresos elevados.

  • La mayoría de las muertes maternas pueden evitarse con una atención especializada al parto y acceso a la atención obstétrica de urgencia. En el África subsahariana, donde se registran las razones de mortalidad materna más elevadas, menos de 50% de las mujeres son atendidas durante el parto por personal cualificado (parteros, enfermeros o médicos).

  • En los países en desarrollo, el porcentaje de mujeres que acuden a un mínimo de cuatro consultas prenatales durante el embarazo oscila entre un 56% para las mujeres de las zonas rurales y el 72% para las de zonas urbanas. Las mujeres que no reciben los controles necesarios pierden la oportunidad de detectar problemas y recibir la atención y el tratamiento apropiados, en especial las vacunas y la prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH/sida.

  • En los países en desarrollo se realizan aproximadamente 21 millones de abortos peligrosos anuales que producen 47 000 muertes maternas. Muchas de esas muertes podrían evitarse si hubiera información sobre la planificación familiar y los anticonceptivos y se aplicaran las medidas pertinentes.

  • Una de las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio es la reducción de la razón de mortalidad materna en tres cuartas partes entre 1990 y 2015. Los progresos realizados hasta ahora han sido lentos. Desde 1990, dicho indicador solo ha disminuido un 3,1% anual en vez del 5,5% necesario para cumplir el ODM5, que apunta a mejorar la salud materna.

  • El principal obstáculo que impide avanzar hacia una mejora de la salud materna es la falta de atención especializada, que se ve agravada por la escasez mundial de profesionales sanitarios cualificados.

Como vemos, son abismales (e injustas) las diferencias entre los mejores y los peores países para nacer. Comparándonos con los datos que aquí se incluyen, pensamos que sin duda tenemos suerte de haber nacido y parido en nuestro país (a pesar de que tenemos mucho que mejorar, mucho que reivindicar y mucho por lo que seguir luchando, aunque a otro nivel).

Esperamos que después de la lectura de estos diez datos sobre la salud materna en el mundo seamos mucho más conscientes de la dura realidad de muchos países en vías de desarrollo e intentemos desde nuestra posición no cerrar los ojos ante ella, como no deberían hacerlo los políticos y autoridades de cada país y mundiales.

Vía | OMS Foto | Esparta en Flickr En Bebés y más | Diez datos sobre la lactancia materna, Diez datos sobre la salud infantil en el mundo, Menos mortalidad materna en el mundo, La mujer no siempre pare donde quiere

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos