Compartir
Publicidad

Dar el pecho tras un cáncer de mama es seguro y recomendable

Dar el pecho tras un cáncer de mama es seguro y recomendable
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras superar un cáncer de mama y ser madre, una de las preocupaciones más habituales es si se podrá amamantar al bebé ya que algunos tratamientos podrían afectar a la mama y por tanto dificultar la posibilidad de lactancia.

Pero no hay ninguna contraindicación ni evidencia que demuestre que la lactancia materna pueda suponer ningún riesgo, ni para la madre ni para el bebé. Si decides dar el pecho a tu bebé, la evidencia científica señala que es una práctica segura y recomendable tras haber finalizado la terapia.

Según ha explicado Gloria Ortega, especialista de la Unidad de Mama de MD Anderson Cancer Center Madrid,

"Solo en los casos en los que se realiza una mastectomía bilateral (extirpación de ambas mamas) al eliminar por completo el tejido mamario, se elimina la posibilidad de lactancia. Para aquellos en los que realiza una cirugía conservadora, donde únicamente se extirpa parte del tejido mamario, se puede mantener la capacidad de respuesta a estímulos y por tanto de producir leche. Si además no se ha extirpado el complejo areola-pezón ni los conductos mamarios retroareolares, sería posible también, desde el punto de vista mecánico, amamantar al bebé".

En un estudio publicado en 2010 se entrevistó a 20 mujeres que habían quedado embarazadas después de un tratamiento de cáncer de mama y no hubo diferencia en términos de reaparición del cáncer. Los autores de esta investigación concluyeron:

"Desaconsejar a las supervivientes de cáncer de mama que se queden embarazadas o amamanten a sus bebés sigue siendo injustificado y no hay evidencias científicas que lo apoyen".

Cuando se ha realizado una masectomía, se puede intentar la lactancia con "el pecho bueno". Puesto que la leche se produce a demanda, en función de lo que el bebé succione, podrá obtener el alimento de un solo pecho sin problema. Tampoco hay toxicidad asociada a la quimioterapia o la terapia hormonal recibida ni se producen alteraciones en las características de la leche.

Desde el punto de vista de la recuperación de la madre, dar el pecho tras el parto es muy positivo, así como también desde el punto de vista psicológico, puesto que tras haber pasado por una dura enfermedad siente que es capaz de ofrecerle alimento a su hijo. Además de que favorece el vínculo afectivo con su bebé siendo aconsejable que se inicie lo antes posible después del nacimiento.

Una inspiradora historia

Cancer-Lm

La foto que vemos arriba captada por la fotógrafa Kate Murray, es la de Sera McCorkle dando pecho a su bebé por primera vez después de que a los pocos meses de quedarse embarazada le diagnosticaran cáncer de mama.

Vía | Infosalus
En Bebés y más | Dar el pecho protege contra el cáncer de mama, Interrumpir la lactancia materna condiciona la aparición del cáncer de mama

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos