Compartir
Publicidad

"Sin prisas, doctor, mi vérnix no es suciedad"

"Sin prisas, doctor, mi vérnix no es suciedad"
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Sin prisas, doctor. Mi vernix no es suciedad.

El recién nacido de este cartel no es como el que solemos ver en publicidad. Su piel está cubierta de la vérnix caseosa, esa sustancia sebácea que forma una capa para proteger la delicada piel del bebé dentro del útero materno.

Como nos cuentan en la imagen, que quiere llamar la atención sobre los beneficios de la vérnix, en realidad las industrias cosméticas y farmacéuticas intentan reproducir esta sustancia desde hace años:

Los recién nacidos que han mantenido el vérnix en su piel, tienen un mejor mantenimiento térmico, menos cantidad de lesiones y mayor hidratación cutánea. El vérnix es una barrera contra infecciones bacterianas, aumenta la elasticidad de la piel del bebé, entre muchos otros beneficios.

Después del nacimiento, la vérnix caseosa sigue protegiendo la piel, aunque después de las 24 horas de vida se recomienda quitar los restos para evitar infecciones o alergias causadas por la alta humedad. Algunos profesionales aconsejan que, en vez de quitar esta película con la que nacen algunos recién nacidos, se masajee suavemente sobre la piel para ser absorbida por esta.

La evidencia científica señala que la superficie de la piel, el vérnix y el líquido amniótico están llenos de sustancias que protegen al recién nacido contra la invasión bacteriana al nacimiento. Por ello la OMS recomienda evitar quitar el vérnix de la piel.

Tal vez el bebé no esté tan reluciente en sus primeras fotografías, pero si los beneficios son tantos, no habría que darse tanta prisa en quitarle la vérnix caseosa a los recién nacidos

Vía | Humemezado Facebook
En Bebés y más | ‘Manteca de bebé’ para curar la piel, El lanugo del feto, Cómo será tu bebé (y cómo no será)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos