Compartir
Publicidad

Pregunta a la matrona: Incompatibilidad de grupo y RH

Pregunta a la matrona: Incompatibilidad de grupo y RH
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llega nuestra sección: Pregunta a la matrona con un poco de retraso esta semana pues solemos publicarla los viernes. La matrona Marina Fernández colabora con Bebés y más y cada semana responde una pregunta relacionada con el embarazo, parto, postparto o lactancia que nuestros lectores dejen para ella. Esta semana vamos a hablar de la incompatibilidad de grupo sanguíneo y RH.


Marina Fernández es matrona, especializada en parto en casa, asesora de lactancia y experta en terapias complementarias. Es miembro de la Asociación Profesional Nacer en Casa y socia-fundadora de Multilacta.
marina en pequeño
Cada semana colaborará con Bebés y más respondiendo una pregunta de nuestras lectoras. Podéis conocerla mejor en su página Marina Matrona.

La pregunta que hemos seleccionado esta semana para que responda la matrona Marina Fernández trata de una preocupación que las parejas tienen frecuentemente: la posible incompatibilidad de grupo sanguíneo y RH. Se trata de esta:

Hola una duda, tengo un bebe y cuando nació estuvo internado porque tenia la bilirrubina muy elevada, porque según me dijeron fue por incompatibilidad de sangre yo soy O positivo y mi bebe A positivo como mi esposo, mi pregunta es que ¿SI DESEAMOS TENER UN SEGUNDO BEBE TENDREMOS COMPLICACIONES? Gracias por su ayuda.

La matrona Marina Fernández responde a la pregunta, contando además con la colaboración del doctor en ginecologogía Emilio Santos y nos explicarán cuando son incompatibles los grupos sanguíneos y los RH de una pareja que quieren ser padres.

"Vamos a explicar una serie de temas muy interesantes: incompatibilidad de grupo y de Rh, la enfermedad hemolítica del recién nacido, su tratamiento y prevención.

Grupos sanguíneos

Hay 8 grupos sanguíneos según la presencia o no de tres sustancias en la superficie de los glóbulos rojos. Las tres sustancias son: el antígeno A, el antígeno B y el sistema Rh (se llamó en un principio factor Rh pero luego se supo que no es sólo uno sino todo un sistema de antígenos, de los cuales el principal es el antígeno D).

Según una persona tenga o no cada una de estas tres sustancias, se clasifica en uno de los ocho grupos sanguíneos. Por orden de frecuencia en la población española, los grupos sanguíneos son los que aparecen en la tabla:

sanguíneos

*(fuente: federación española de donantes de sangre)

Como curiosidad, el país del mundo donde más personas Rh- viven es España (aproximadamente 19% de la población); en el País Vasco .

Las sustancias A, B y Rh son antígenos. Esto quiere decir que inducen una respuesta inmunológica frente a ellos si se introducen en la sangre de una persona que no los tienen. Esta respuesta inmunológica es grave y puede desembocar en hemólisis (destrucción de hematíes), anemia, fallo renal, shock, o muerte. Esta respuesta inmunológica sólo se produce si se recibe sangre de ciertos grupos sanguíneos.

Veremos ahora algunos ejemplos:

Ejemplo 1. Las personas con sangre del grupo AB+ tienen glóbulos rojos que expresan antígenos de tipo A, antígenos de tipo B y antígenos Rh en su superficie; no son capaces de producir anticuerpos contra dichos antígenos A, B o Rh. Por ello admiten transfusiones de sangre de cualquier grupo. El grupo AB+ es el receptor universal.

Ejemplo 2. Las personas con sangre del grupo 0- tienen glóbulos rojos que NO expresan antígenos de tipo A, ni antígenos de tipo B ni antígenos Rh en su superficie; son capaces de producir anticuerpos contra dichos antígenos A, B o Rh. Por ello sólo admiten transfusiones de sangre de su propio grupo 0-. Si reciben sangre de otro grupo producirían una reacción de rechazo inmunológico. Su sistema inmunológico se comporta contra esos glóbulos rojos como si estos fueran bacterias amenazantes. El grupo 0- es el donante universal.

Ejemplo 3. Las personas con sangre del grupo 0+ tienen glóbulos rojos que no expresan antígenos A ni B, pero sí expresan antígenos Rh. Pueden donar su sangre a personas del grupo 0+, A+, B+ ó AB+, pero no pueden donar a personas 0-, A-, B- o AB-.

Primero se descubrieron los grupos 0, A, B y AB, en 1901. Y se empezaron a tener en cuenta cuando se realizaban las primeras transfusiones de sangre. El antígeno Rh fue descubierto más tarde, en 1941, por los hematólogos Landsteiner y Wiener, que utilizando sueros de conejos y cobayas inmunizados mediante glóbulos rojos del Macacus Rhesus, comprobaron que los anticuerpos contenidos en los sueros, además de aglutinar los glóbulos rojos del Rhesus, producían ese mismo efecto en la sangre del 85% de la población blanca de Nueva York. Este descubrimiento venía a dar respuesta al índice de fallos que se producían en las transfusiones de sangre que se realizaban respetando estrictamente las incompatibilidades entre los grupos sanguíneos clásicos (A, B, AB y 0, sin tener en cuenta el Rh).

Incompatibilidad de grupo y de Rh

La incompatibilidad de grupos AB0 casi no tiene trascendencia en el embarazo, entre madre y bebé; cuando tiene consecuencias suelen ser leves.

En cambio la incompatibilidad Rh, si. Cuando una madre está gestando un bebé, pequeñas cantidades de la sangre del bebé pueden pasar a la madre y se puede producir una reacción de rechazo inmunológico de la sangre de la madre contra la del bebé.

Al tratarse de muy pequeñas cantidades, casi nunca ocurre si es la primera vez. Esta grave consecuencia sólo ocurre si anteriormente (años antes) ha ocurrido una sensibilización Rh.

La sensibilización Rh es el proceso por el cual la madre desarrolla anticuerpos anti-Rh en respuesta al antígeno Rh. La sensibilización Rh ocurre si esa madre Rh negativo alguna vez antes de ese embarazo ha estado en contacto con el sistema de antígenos Rh, es decir, básicamente, si ha recibido una transfusión de sangre Rh+ o si anteriormente ha tenido otro embarazo con un bebé Rh positivo.

Una incompatibilidad de grupo Rh (madre Rh negativo previamente sensibilizada con bebé Rh positivo) puede dar lugar a una reacción del sistema inmunológico de la madre contra el del bebé que causa una anemia grave en el bebé por destrucción de sus glóbulos rojos.

La incompatibilidad Rh se presenta cuando la madre es Rh- y el padre Rh+, lo cual sucede en nuestro medio en, aproximadamente, el 12% de las parejas. El problema se produce cuando el feto hereda el carácter Rh+, lo cual ocurrirá en el 100% de las parejas si el padre es homocigótico para el antígeno Rh (genotipo D/D), y sólo el 50% si el padre es heterocigótico (genotipo D/d).

Enfermedad hemolítica del recién nacido

Es la consecuencia de un ataque de tu sistema inmunológico a las células de la sangre de tu bebé. Nacerá pálido por la anemia, o amarillo por el exceso de bilirrubina (Kernícterus) procedente de la rotura de glóbulos rojos, tendría el hígado y bazo grandes, debido a la sobrecarga extra que estos órganos realizarían, tendrá dificultad para respirar.

La enfermedad hemolítica cuando el bebé aún está dentro del útero, se llama eritroblastosis fetal o hydrops, que se reconocería en la ecografía por edema (hinchazón) de todo el cuerpo. La eritroblastosis fetal y la enfermedad hemolítica eran causa frecuente de muerte de bebés en siglos pasados y hoy son rarezas gracias a la gammaglobulina anti Rh.

Tratamiento de la enfermedad hemolítica

El tratamiento de la enfermedad hemolítica depende de la gravedad. Si la enfermedad hemolítica es leve, bastará esperar al nacimiento y asegurar al recién nacido hidratación intensiva y fototerapia. Cuando se rompen los glóbulos rojos, hay un exceso de hemoglobina que se metaboliza a bilirrubina y la luz del sol ayuda a que el recién nacido metabolize la bilirrubina sobrante.

La gravedad de la enfermedad hemolítica se determina mediante una ecografía doppler de las arterias cerebrales medias del bebé. Si la enfermedad hemolítica es grave, habrá que realizar una transfusión de sangre intrauterina al bebé, quizá haya que inducir el parto, quizá haya que realizar una exanguinotransfusión al recién nacido y habrá que realizarle un control de la retención de líquidos y de la posible insuficiencia cardiaca congestiva.

Prevención de la enfermedad hemolítica:La gammaglobulina anti-D (“la vacuna” anti-Rh)

Basta evitar la sensibilización Rh en todas las mujeres para evitar que se produzcan casos del grave síndrome de incompatibilidad Rh. Para ello, la precaución que se toma de forma inexcusable es que a toda embarazada de grupo Rh- se le administra una dosis de anticuerpos anti-Rh (en concreto, gammaglobulina anti-D).

Debe hacerse al cumplir 28 semanas, al nacer el bebé (hay un plazo de 72 horas y no es necesario si se comprueba que el bebé es Rh-) o cuando tiene cualquier proceso que potencialmente pueda conllevar intercambio de sangre madre-bebé, como por ejemplo, aborto, embarazo ectópico, sangrado vaginal, biopsia de corion, amniocentesis, traumatismo abdominal, ó versión cefálica externa.

El test de Coombs

Es un escrutinio de los anticuerpos relacionados con la enfermedad hemolítica. Se realiza en la primera analítica a todas las embarazadas, para detectar la sensibilización a antígenos poco frecuentes. Y si eres Rh - en la analítica de los tres trimestres. Si es positivo, se procede a identificar al antígeno responsable. Si se descubren anticuerpos antes de la semana 20, se considera que la sensibilización ocurrió antes de esta gestación.

El test consiste en que, en el laboratorio se realizan diluciones sucesivas de una muestra de suero: a 1/2, 1/4, 1/8... A un determinado grado de dilución (técnicamente llamado titulación) dejan de detectarse anticuerpos. Una titulación de 1/16, 1/32 o más indica riesgo de afectación fetal. Si es menor de 1/16 se repite en cuatro semanas.

Si el test resulta mayor de 1/16, hay riesgo de que el bebé sufra enfermedad hemolítica. En este caso, con una ecografía Doppler se mide la velocidad sistólica máxima en la arteria cerebral media, para ver si el bebé sufre anemia. Si es grave, se hace una transfusión mediante cordocentesis o se finaliza la gestación si supera las 34 semanas."

Esperamos que la respuesta que esta semana nos ha dado la matrona Marina Fernández, con el apoyo del doctor Emilio Santos esta semana, os haya sido de utilidad y podáis comprender mejor la incompatibilidad de RH y su tratamiento.

Os animamos a seguir dejando aqui preguntas a nuestra matrona y el próximo viernes nos vemos de nuevo con otra de sus interesantísimas respuestas.

En Bebés y más | Historias de partos naturales después de una (o dos) cesáreas, Pregunta a la matrona: una niña que viene de nalgas, Pregunta a la matrona Marina Fernández Martín: déjanos tus dudas y te las responderá, El parto en casa explicado por Marina Fernández y Emilio Santos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos