Compartir
Publicidad

Recuperar la figura después del parto: Cómo tratar las estrías

Recuperar la figura después del parto: Cómo tratar las estrías
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los rituales de belleza que tenemos más presentes durante el embarazo es el de hidratarnos la piel para evitar la aparición de estrías, pero es muy importante también no descuidar el tema en el postparto, tanto para reducir las que hayan aparecido como para prevenir la formación de nuevas en el proceso de retorno de la piel a su estado anterior.

No hay que olvidar que las estrías también tienen un importante componente genético y hormonal, pero unos buenos cuidados siempre nos ayudarán por lo menos a atenuar sus efectos visibles, principalmente si nos encontramos ante marcas de un aspecto violáceo o rojizo, ya que estas indican que todavía hay riego sanguíneo en la dermis y se pueden regenerar, algo que ya no ocurre cuando su color es blanco.

Hidratando la piel por dentro

Conseguir una piel bien hidratada depende tanto de lo que comemos como de las cremas o productos que podamos aplicar externamente. Elegir alimentos antioxidantes y que nos ayuden a producir colágeno hará que nuestra piel recupere elasticidad y tersura, dándole un mejor aspecto y evitando que se rompa con facilidad.

Beber agua con regularidad (sin exceder unos dos litros al día) es una recomendación que debemos continuar después del embarazo, acompañada de alimentos ricos en Vitamina C (naranjas, kiwis, pimientos rojos, fresas...), Vitamina A (zanahorias, espinacas, tomates, lácteos...) y Vitamina E (aguacate, aceite de gérmen de trigo, aceitunas...).

En general una dieta variada y rica en frutas, verduras y cereales integrales nos asegurará el aporte necesario de las vitaminas y minerales que nuestra piel requiere, que podemos complementar con los ácidos grasos esenciales presentes en el pescado azul.

Es mejor evitar las conservas o preparados alimenticios, ya que suelen contener un exceso de sal que reseca la epidermis y favorece la retención de líquidos.

Aceite de argán

Mimarnos con cremas y aceites vegetales

Aunque hay que seguir teniendo cuidado con los aceites esenciales, por sus concentraciones muy altas, sí que podemos masajear dos veces al día las zonas afectadas con aceites vegetales como el aceite de Argán, de almendras dulces o de aguacate, o bien con los de rosa mosqueta, centella asíatica y jojoba, previamente diluidos.

Todos tienen en común la facultad de hidratar en profundidad la piel gracias a sus propiedades antioxidantes y regeneradoras y su alto contenido en Vitamina E, que poco a poco nos ayudará a conseguir que las estrías sean menos visibles.

El aceite de semillas de sésamo tiene también efectos cicatrizantes debidos a su contenido en Vitamina K, por lo que al igual que ocurre con el gel de aloe vera puede resultar especialmente útil para tratar a la vez las estrías de la barriga y la cicatriz que nos haya dejado el parto si ha sido por cesárea.

Debemos darnos masajes circulares muy suaves (evitando en los pechos la zona de la areola) para que el aceite penetre bien en la piel, lo mismo si utilizamos alguna crema antiestrías como las que recomendamos para el embarazo, es un buen momento para aprovechar y relajarnos unos minutos, mientras sentimos que cuidamos nuestro cuerpo.

Con dedicación y paciencia podemos conseguir muy buenos resultados, pero sobre todo es importante no agobiarse, ya que nuestra piel bien cuidada puede ser igual de bonita aun con los pequeños cambios que se van sumando... esos que a veces solemos llamar, erróneamente, imperfecciones.

Fotos | josemanuelerre | Granvelada En Vitónica | Aceite de karité, una buena forma de hidratar la piel En Bebés y Más | Especial Cuidados Postparto | Estrías

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos