Sigue a

recien_nacido_con_mama.jpg

Tu bebé ya ha nacido, está en tus brazos. Es el mejor momento de tu vida. Anteriormente el neonatólogo comprobó que todo estaba bien, ¿y qué pasa con la mamá después del parto?.

Tras el parto la madre suele pasar unas dos horas en una sala de recuperación, pero si es cesárea permanece de 6 a 24 horas en una sala de reanimación. Ambas salas están junto al paritorio.

Las dos primeras horas son las más críticas, ya que existe un mayor peligro de hemorragia. La evolución de la madre se controla por el personal de enfermería, que suele vigilar regularmente sus constantes, como son el pulso, la tensión arterial, la temperatura… y regularmente es visitada por el ginecólogo.

Antes de entrar la futura mamá en el paritorio, se le suele poner una vía que servirá para administrarle antibiótico en caso de necesidad y ponerle oxitocina, que servirá para acelerar la dilatación. Esta vía también servirá para hidratarla con suero durante el parto, siempre que sea necesario, en caso de cesárea.

epidural.gifEl catéter de la epidural, colocado en la espalda durante el parto, se suele dejar puesto hasta que el anestesista indique quitarlo. En cuanto a la sonda, una práctica habitual en las cesáreas, se deja durante unas horas controlando la micción de la mujer. También se deja si la parturienta lleva más de 7 horas sin orinar, así consiguen vaciar su vejiga y favorecer la contracción del útero.

Los puntos de la episotomía suelen evolucionar sin problemas. Los puntos de la cesárea suelen estar tapados con un apósito durante un día entero. Si este apósito no se mancha es señal de que todo va bien.

Después del parto, la barriga sigue muy abultada, y eso que se pierden entre 5 y 7 kilos. Ésta volverá a su tamaño habitual cuando el útero vuelva a su estado inicial. Una enfermera valora si el útero está a la altura del ombligo, esto significa que contrae adecuadamente.

Existen restos de sangre materna y tejidos que quedan en el interior del útero, que se liberan a través de una hemorragia vaginal. Durante los primeros días puede contener coágulos gruesos, siempre tenemos un seguimiento de la enfermera para que esto suceda adecuadamente.

Se intenta que la madre tenga una movilidad precoz, es decir, que esté lo mínimo posible en la cama, ya que de esta manera se evitan problemas vasculares y mejora la involución uterina.

Si una mamá está dolorida por los puntos, se le suelen administrar calmantes compatibles con la lactancia. En cuanto a la comida, en caso de cesárea, la mamá permanece un tiempo en ayunas, ya que al haberse manipulado los órganos abdominales, es necesario un reposo del sistema digestivo. Si el parto es vaginal, la mamá ya puede comer en cuanto regresa a su habitación.

Las parturientas se pueden duchar a las pocas horas de haber dado a luz, siempre y cuando se sientan con fuerzas, recupere su movilidad y no sangre mucho. dando_el_pecho.jpg

Los médicos aconsejan que la lactancia empiece en el mismo paritorio, en el primer encuentro entre madre e hijo. Este es el mejor momento para ambos. Una vez en la habitación, la enfermera examina el pecho de la madre y la ayuda con la postura más cómoda para amamantar al bebé.

Si tienes un parto sin complicaciones, madre e hijo abandonan el centro a los dos días del parto. En caso de cesárea, la estancia será de 4 o 5 días.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario