Sigue a

Mujer en toilette

Después del parto, la primera defecación se suele hacer esperar unos días, y conforme avanza el tiempo este estreñimiento suele general tensión emocional. El estreñimiento durante el postparto se produce debido a varios factores fisiológicos y psicológicos que impiden el normal funcionamiento del tránsito intestinal. Vamos a ver las razones de este estreñimiento postparto y los consejos para superarlo.

Factores que provocan el estreñimiento postparto

  • Los músculos abdominales que ayudan a la eliminación se han visto distendidos durante el parto, quedando fácidos y transitoriamente ineficaces.
  • Es posible que, además, el propio intestino se haya visto traumatizado por el parto y haya quedado perezoso.


  • También influye en el estreñimiento el hecho de que el embarazo y el parto incrementan la presión en la región anal y esto incrementa la posibilidad de que aparezcan o se intensifiquen las hemorroides. El dolor que provocan durante el postparto puede hacer que, involuntariamente, retengamos debido al miedo a ir al baño.

  • Y es que probablemente los inhibidores más potentes de la actividad intestinal después del parto son de carácter psicológico: el miedo al dolor, la poca intimidad en el hospital, el temor a que se abran los puntos si nos han practicado una episiotomía, o la propia presión sobre la madre para que evacue (“hasta que no vayas al baño no sales del hospital” y lindezas de ese tipo)...
  • Además, se debe tener en cuenta que durante la primera evacuación tras el parto también puede demorarse debido a que, por lo general, el intestino está vacío en el momento del parto si le realizaron una lavativa o lavado con enema a la madre, o si se evacuó durante la fase expulsiva.
  • El sedentarismo habitual en los primeros días tras el parto no favorece el tránsito intestinal, así que, aunque nos cueste un gran esfuerzo, se recomienda iniciar los paseos cuanto antes. Un cuerpo inactivo favorece un intestino inactivo.

Consejos para aliviar el estreñimiento postparto

  • Acabamos de dar la primera clave para la recuperación del normal funcionamiento intestinal: la actividad física. No nos referimos, claro está, a correr por los pasillos. Pero sí hay que intentar levantarse de la cama cuanto antes, pasear con el bebé, mover las piernas…
  • Los ejercicios de Kegel, que se pueden realizar prácticamente tras el parto y desde la misma cama, ayudarán a tonificar, no solo el perineo, sino también el recto.
  • Pero si hay algo que nos puede ayudar a ir al baño, aparte del movimiento, de levantarnos de la cama y caminar, es una alimentación variada y rica en fibra. En general hablamos de cereales integrales, verduras, hortalizas, frutas (ciruelas, kiwis, albaricoques…) y legumbres, que deberemos seleccionar en abundancia del menú del hospital.
  • Y por supuesto, una buena hidratación es fundamental: beber muchos líquidos. Además de ayudar a ablandar las heces en caso de estreñimiento, compensaremos la pérdida de líquidos tras el parto.

WC Estrenimiento postparto

Si hemos sufrido una cesárea, los dos últimos apartados son más complicados de iniciar cuanto antes, pues tanto el incorporarnos de la cama como la dieta normal se retrasan debido a la intervención. De cualquier modo, yo recuerdo que en mi primer parto, que fue cesárea, al tercer día pedí que me introdujeran kiwi, muy rico en fibra, en la dieta; al final me los trajeron de casa y antes de abandonar el hospital a los cinco días ya había ido al baño.

La regularidad del sistema no se consigue sin esfuerzo, pero tampoco se puede prolongar indefinidamente. Así que, si ninguna de las medidas anteriores ha funcionado, hemos de pedir ayuda médica para solventar el estreñimiento. Los especialistas nos aconsejarán, y si lo consideran necesario podrían recomendarnos ablandadores de heces o laxantes naturales, aunque si estamos dando pecho se nos advertirá que el efecto laxante podría pasar al bebé a través de la leche.

No nos hemos de preocupar si la primera evacuación se retrasa, pues esa preocupación podría agravar el problema. El estreñimiento postparto es una situación normal y que siempre acaba desapareciendo, tarde o temprano. No hemos de preocuparnos tampoco si, una vez logradas las primeras deposiciones, volvemos a sufrir estreñimiento en algún otro momento durante las primeras semanas tras el parto.

Finalmente, las primeras evacuaciones resultarán dolorosas, aunque poco a poco, a medida que las heces se ablanden y recuperemos la función intestinal regular las molestias irán despareciendo y el estreñimiento postparto quedará en el recuerdo.

Más información | Abc del bebé, El bebé
En Bebés y más | La dieta en el postparto, Hemorroides después del parto, Molestias en el embarazo: estreñimiento y hemorroides

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios