Compartir
Publicidad
A las famosas también les pasa: Adele confiesa que atravesó una terrible depresión postparto
Postparto

A las famosas también les pasa: Adele confiesa que atravesó una terrible depresión postparto

Publicidad
Publicidad

Adele tuvo en 2012 a su hijo Angelo, quien cambió para siempre sus prioridades. Hace poco comunicaba que dejaba las grandes giras para dedicarse a su familia y fue una de las personalidades más tajantes a la hora de hablar acerca de la lactancia materna. Cree que la presión sobre las mujeres para que amamanten es jodidamente ridícula. Tal vez esto haya tenido algo que ver en cómo se sentía en su nuevo rol de madre, pues en una entrevista para el número de diciembre de la revista Vanity Fair confiesa qu atravesó una terrible depresión postparto.

La depresión postparto es una enfermedad invisible, muchas veces subestimada, que afecta en diferentes grados a entre un 10 y un 25% de las madres recientes. Pero muchas veces es difícil reconocerla y mucho más pedir ayuda, por ello es fundamental que la mujer cuente con apoyo profesional y de la familia tras la llegada del bebé.

"Sentí que había tomado la peor decisión de mi vida"

Vanity-fair-adele
“Tuve una terrible depresión posparto y eso me dio miedo. Tuve la sensación de que había tomado la peor decisión de mi vida”

Tras el parto, no sólo se producen cambios físicos, sino importantes cambios en el estado emocional de la madre. Cuando una mujer se convierte en madre se supone que debe sentirse plena y feliz. Dicen que es lo mejor que puede pasarte en la vida, sin embargo te sientes triste e incapaz de cuidar a esa personita que depende de ti las 24 horas.

Son muchas las madres recientes que experimentan sentimientos de malestar, irritabilidad, melancolía o ansiedad en los primeros días posteriores al parto, es lo que se conoce como "baby blues", “maternity blues” o melancolía después del parto. Es un término recogido en los manuales de psicología que suele durar unos pocos días, pero que de extenderse en el tiempo, puede convertirse en una depresión postparto.

Debe ser muy duro para una madre reciente llegar a pensar que convertirse en madre es la peor decisión que ha tomado en tu vida. Pero es tremendamente sincero y valiente que un personaje público como Adele haga esta confesión, puesto que son muchas las mujeres que atraviesan una profunda depresión al ser madres. Ese absurdo estigma social de ser una "mala madre" trae de la mano sentimientos como la culpa y la frustración, acrecentándose aún más los síntomas de la depresión.

La depresión postparto le afectó tanto que tomó la decisión de no tener más hijos. Su pareja tiene una hija de otro matrimonio que forma parte de sus vidas, por lo que Angelo ya tiene una hermana, comenta la cantante de 28 años.

Detectarla a tiempo

La depresión postparto puede prevenirse si se detecta a tiempo. El problema es que muchos de sus síntomas se confunden con los típicos síntomas por los que atraviesa cualquier mujer que acaba de ser madre como cansancio, insomnio, falta de apetito o falta de energía. Sin embargo, hay otros signos más específicos que podrían indicar que estás sufriendo depresión postparto, como por ejemplo:

  • No puedes salir del estado en el que te encuentras: te sientes superada por la situación y con el pasar de los días no encuentras salida.

  • Te aíslas de tu entorno: no lo cuentas a nadie, te sientes retraída y poco o nada comunicativa. No compartes con nadie lo que sientes y empiezas a desconectarte de tu entorno.

  • Tienes sentimientos negativos sobre la maternidad y el recién nacido: cuando te preguntan sobre tu maternidad, sólo surgen sentimientos negativos.

  • No conectas con tu bebé: no todas las mujeres sienten ese amor a primera vista. El instinto maternal no es algo instantáneo, pero si pasa el tiempo y no encuentras conexión emocional con tu bebé, es síntomas de que algo no va bien.

  • Tienes crisis de angustia o llanto espontáneo, pensamientos y sentimientos de inutilidad, infravaloración o culpa y la pérdida de interés en casi todas las actividades, incluidas las relacionadas con tu bebé.

Si sientes estos síntomas, no debes sentirte culpable. Recuerda que no estás sola y pide ayuda a tus personas más cercanas. El apoyo de familiares y amigos es fundamental para prevenir o superar una depresión postparto. Recurre a ellos para que cuiden del bebé durante un rato mientras tú haces otras cosas, que te ayuden con las tareas domésticas, preparen la comida o se queden con el bebé para que puedas ir a tomar un café con una amiga. Habla sobre tus sentimientos, intenta estar acompañada y encuentra momentos para tí misma.

Vía | Vanity Fair
En Bebés y más | ¿Has querido desconectar alguna vez del bebé? Tranquila, es normal

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos