Sigue a

parto-en-cuclillas

El parto en posición horizontal no es la forma natural de parir para la especie humana, en cambio sí lo son las posturas verticales, como por ejemplo, el parto en cuclillas. Por sus ventajas, es una de las posturas elegidas por las mujeres por ser una de las más naturales y que menos molestias provoca.

Es una postura que los mamíferos bípedos adoptan de forma instintiva a la hora de parir a sus crías, alternándola con la postura de pie y de rodillas.

A diferencia de la posición de decúbito supino (tumbada), las posturas verticales resultan más fisiológicas, pues permiten a la mujer tener un mayor control de su cuerpo y mayor libertad de movimientos durante la fase de dilatación y el expulsivo.

Veamos, entonces, las ventajas del parto en cuclillas.

Ventajas del parto en cuclillas

  • La fuerza de la gravedad ayuda: al ser una postura vertical se aprovecha la fuerza de la gravedad de aproximadamente 4 Kg., haciendo que el esfuerzo del pujo disminuya.
  • El útero se alinea mejor: la postura permite que el diámetro de la pelvis se amplíe más (de 1 a 2 cm) y con mayor facilidad. La cabeza del bebé se alinea mejor acortando el período de dilatación y el trabajo de parto, tanto en mujeres primíparas como multíparas.
  • Las contracciones son más efectivas: la posición favorece naturalmente la presión del feto sobre el cuello uterino, la cual se suma a la presión propia de las contracciones uterinas haciéndolas más efectivas. Además, esta presión favorece la elasticidad de los tejidos perinales, reduciendo la necesidad de practicar episiotomías.
  • Alivio del dolor: alivia la sensación de dolor al disminuir la compresión del plexo sacro, localizado en la parte posterior del pelvis. Se reducen así las molestias lumbares y el dolor de las contracciones. Además, se liberan más endorfinas, que proporcionan tranquilidad y contribuyen a calmar el dolor.
  • El bebé está más oxigenado: los vasos sanguíneos de la pelvis no sufren la compresión que sufren en el parto horizontal, mejorando la circulación de la madre y, por tanto, la frecuencia cardiaca del bebé.
  • Participación activa de la mujer: la mujer se siente partícipe del nacimiento del bebé. La postura vertical le permite ver cómo nace su bebé “conectándola” con su llegada.

Desventajas del parto en cuclillas

A pesar de que parir en posición de cuclillas tiene más ventajas que desventajas, y sin lugar a dudas favorece más el nacimiento del bebé que la posición horizontal, hay algunas desventajas asociadas a esta postura.

  • Posibilidad de aumento de hemorragia postparto
  • Mayor porcentaje de desgarros: hay una mayor incidencia de desgarros de grado II en mujeres que no han parido. Sin embargo, se puede contrarrestar la presión combinando la posición en cuclillas con otras posiciones.

No hay una posición ideal para dar a luz, sino que cada mujer tiene que elegir la que le resulte más cómoda en cada momento. Pero las posiciones verticales, y entre ellas, el parto en cuclillas parece tener importantes ventajas a la hora de dar a luz.

Vía | Consumer
Más información | Federación matronas
En Bebés y más | Cuál es la posición más adecuada para dar a luz, Las posturas de parto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios