Sigue a Bebesymas

Disfraces

Estamos en plenos días de Carnaval y como todos los años, los niños se disfrazan para celebrarlo.

Hoy le ha tocado a mi niña mayor ir al cole disfrazada, así que esta mañana la vestí con un traje de Campanilla que le trajo Papá Noel, la maquillé y partió a festejarlo con sus amigos, aunque es tan tímida que no creo que se quite el abrigo en todo el día.

Al llegar, vimos a todos los niños de tres años guapísimos con sus trajes, pero al observarlos a través del cristal de la clase he notado un par de cosas que me han llamado la atención: que los disfraces eran muy poco originales y nada creativos.

Por empezar, todos los trajes eran comprados en una tienda. Ninguno era fruto de la imaginación y creatividad de los padres que se las ingeniaron para fabricarle el traje a su hijo. Lo compraron y punto. Y no porque les sobre el dinero, ya hay trajes caros pero otros que te cuesta más comprar los elementos para fabricarlo que comprar uno ya hecho. Será por eso que los padres evitan invertir tiempo y energía en hacer un disfraz en casa. Será por eso, pero ¿dónde quedó la dedicación y la ilusión del Carnaval? En la papelera, por falta de tiempo.

Por otro lado, he notado que prácticamente todos los disfraces era iguales. El grupo de los niños se dividía entre Spidermans y piratas, mientras que las niñas, todas, absolutamente todas iban de princesa de cuento menos la mía que iba de Campanilla, que para el caso es bastante similar.

Digo yo, con la variedad de disfraces que pueden inventarse, ¿por qué ellos superhéroes y ellas princesas? Vale, es la ilusión que tienen a los tres años, pero tampoco está demás inculcarles que un traje vale más por la dedicación que se le ponga al hacerlo que por los brillos que pueda tener y lo mucho que pueda costar.

En Bebés y más | Gorros divertidos, otra idea para el disfraz de Carnaval
En Bebés y más | Maquillaje de cara para disfraces de Carnaval
En Bebés y más | Ideas para hacer disfraces de carnaval

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario