Sigue a

máscaras de papel


Se acerca el carnaval y qué mejor idea que la de fabricar disfraces caseros para nuestros hijos.

Muy económicas y fáciles de llevar a cabo, las máscaras de papel nos permiten un sinfín de posibilidades creativas. Sólo necesitarás bolsas de papel, recortes de papeles metalizados y lanas de varios colores, cartulina, cola sintética, un lápiz, témperas y pinceles.

El procedimiento es sencillo: sobre un lado de la bolsa, con la abertura hacia abajo, se dibujan con lápiz los detalles de la cara del personaje elegido: la nariz, los ojos, la boca. Procura que la cara te quede simpática y divertida; puede resultar interesante agrandar los rasgos para exagerarlos e incluso repasar los trazos con pintura negra, pues de esta forma tu máscara tendrá mayor vivacidad y será útil para resaltar sus distintas partes.

Luego, recorta la boca (si la bolsa es lo suficientemente grande puedes incluso cortarla en los costados para pasar los brazos). Presta mucha atención a la altura de la boca cuando recortes; es importante que los cortes de la máscara coincidan con los del niño que la portará, pues le servirán para respirar cuando la tenga puesta.

Decorarla es sencillo: pegas en la cara los recortes de papel y completas todos los detalles. Puedes ornamentarla con recortes de lana a modo de bigotes o de cabellera, ponerle un lazo, en fin, todo lo que se te ocurra para que tu máscara quede mejor. Finalmente, pega cartulina en la parte interna de la bolsa, una de cada frente, para mantener erguida la máscara.

Si estás buscando moldes o patrones, en Dibujosparapintar.com te ofrecen una amplia variedad de máscaras para imprimir y decorar. ¿Quieres más? En este video podrás ver a una abuela en acción, ayudando a sus nietos a fabricar una máscara de papel.

¡A poner en marcha toda la fantasía para que tus hijos puedan celebrar la llegada del Rey Momo ataviados con estas originales caretas!

En Bebés y más | Esos fantásticos disfraces

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario