Sigue a

baby-shower

Para quienes no sepan de qué se trata, un baby shower es una reunión que se realiza para despedir el embarazo y celebrar la llegada al mundo del futuro bebé.

Como en las despedidas de solteros, suele ser una amiga, hermana, prima o madre la encargada de orquestar la fiesta. La costumbre está muy extendida en los Estados Unidos y poco a poco ha ido colándose en otros países.

La embarazada y sus amigas (algunos también son mixtos) se reúnen en el baby shower al final del embarazo para homenajear a la embarazada y al bebé por nacer. Suele realizarse alrededor de un mes o mes y medio antes de la fecha de parto prevista.

En la fiesta, cada ingrediente es fundamental. Para celebrar un baby shower en condiciones que permanezca en el recuerdo de todos hay ciertos elementos que no pueden faltar. Estos son: las invitaciones, la decoración, los regalos, la tarta y los juegos. Explico a continuación en que consiste cada uno.

Invitaciones: existen muchos modelos de tarjetas de invitación de baby shower. Suelen llevar el nombre de la madre y del bebé con tonos y figuras alusivas al sexo del bebé, si es que ya es “oficial”. Por supuesto, también indican el lugar y la hora donde se celebrará la reunión y si lo prefieres pueden incluirse las actividades que se llevarán a cabo.

Las invitaciones pueden hacerse de forma artesanal en casa o bien mandarlas a imprimir, la primera opción es más barata y original que la segunda. En este enlace y también aquí y aquí podrás encontrar algunos modelos de invitación.

Decoración: globos, cintas, guirnaldas y cualquier motivo relacionado con los bebés son los artículos necesarios para decorar el ambiente donde se celebrará la fiesta. Puede elegirse el color azul o rosa dependiendo del sexo del bebé, en el caso de que ya se sepa o bien escoger un tono neutro como beige, blanco o amarillo, o por qué no una decoración multicolor. Pueden hacerse manualidades para decorar e incluso souvenirs de recuerdo para los invitados.

Regalos: una de las finalidades del baby shower es equipar a la mamá con todo que necesitará una vez que el bebé nazca. Se obsequia ropita de recién nacido, cosas que la madre pudiera necesitar para llevar al hospital, juguetes, pañales, mantitas, así como artículos de decoración para la habitación del bebé. Los regalos pueden ser individuales o bien juntarse entre los invitados para hacer un regalo más importante. Lo mejor es consultar con la futura mamá qué tipo de regalos prefiere.

La tarta: la comida también es importante, y muy especialmente, la tarta (o torta o pastel). Es el espíritu de la celebración. Su preparación es la de cualquier tarta de cumpleaños, pero la decoración es el toque característico. Suele estar adornada con motivos relacionados con bebés como chupetes o biberones que pueden hacerse de algún tipo de pasta comestible.

Juegos: una de las originalidades de la fiesta son los entretenimientos que se planean para amenizarla. Uno de los juegos clásicos es adivinar el tamaño de la tripa en el que cada invitado debe recortar la medida que crea que más de acerca a la real. Se puede utilizar un rollo de papel higiénico o cinta, por ejemplo. También son muy comunes los juegos de memoria, los tests y los crucigramas, siempre relacionados con la temática.

Esto es, en líneas generales de lo que se trata un baby shower. La idea es homenajear y demostrar el afecto hacia los protagonistas de la historia.

Creo que una de las gracias de la celebración es que sea organizada por alguien allegado a la embarazada, pero si lo prefieres también existen empresas que se dedican de manera profesional a la organización integral de baby showers.

En Bebés y más | Baby showers: la última moda, fiestas para despedir el embarazo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios