Sigue a

alimentación-segura-embarazada

Durante el embarazo, más que nunca, la madre debe escoger alimentos seguros para garantizar un adecuado desarrollo del bebé. Por ello, es fundamental tener en siempre presentes algunos consejos para una alimentación segura en el embarazo.

Enfermedades producidas por bacterias que se encuentran en los alimentos como toxoplasmosis, listeriosis o salmonelosis pueden tener consecuencias muy graves en embarazadas. Los microorganismos atraviesan la barrera placentaria y entran en contacto con el feto, pudiendo provocar malformaciones, daños en el bebé, parto prematuro e incluso muerte fetal.

Asimismo, también hay que estar precavidas ante posibles contaminantes, alimentos procedentes de cultivos transgénicos o el exceso de mercurio presente en algunos pescados.

Por tanto, mucha atención a las infecciones alimentarias que suponen un riesgo en el embarazo y cómo prevenirlas.

Toxoplasmosis, listeriosis, salmonelosis y anisakis

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por la infección de un parásito llamado toxoplasma gondii que se encuentra en la carne cruda de muchos animales y en los excrementos de un gato infectado.

Un gato que vive en casa es muy extraño que contraiga el parásito pues esto sucede al comer carne cruda infectada o estar en contacto con heces o tierra infectada. De todos modos, se recomienda pedirle a otra persona que limpie el baño del gato o, si no es posible, utilizar guantes y lavarse muy bien las manos después de hacerlo.

La listeriosis es causada por la bacteria listeria, una bacteria comúnmente hallada en alimentos ricos en proteínas que se sirven crudos o sin recalentar.

La listeria puede crecer en temperaturas de refrigeración. Si un alimento se contamina y es guardado en la refrigeradora por largos períodos de tiempo, una persona puede contraer listeriosis tras comer tal alimento.

Mantener la temperatura de la nevera a menos de 5ºC reduce el riesgo de contraer la bacteria, mientras que un calentamiento adecuado de la comida la elimina.

Alimentación-embarazo

La salmonelosis es causada por la bacteria Salmonela contenida principalmente en la carne de ave cruda y carnes y huevos crudos o poco hechos.

El anisakis es un parásito que se puede alojar en diversos pescados como el bacalao, la sardina, el boquerón, el arenque, el salmón, el abadejo, la merluza, la pescadilla, la caballa, el bonito o el jurel.

El parásito se elimina sometiendo el pescado crudo a una temperatura inferior a -20 ºC, durante las 24 o 72 horas previas a su consumo, o bien cocinarlo a una temperatura que oscile entre los 55 y los 70 ºC durante 10 minutos por lo menos.

Consejos para una alimentación segura durante el embarazo

Por tanto, hay ciertas recomendaciones que se deben tener en cuenta para una alimentación segura en el embarazo.

  • Una adecuada limpieza de los utensilios de cocina (tablas, cuchillos) y de las superficie de trabajo. Tener especial precaución si hay mascotas en casa que puedan subir a la mesada.
  • Lavarse las manos con agua tibia y jabón antes y después de manipular alimentos para evitar transmitir microorganismos o sustancias tóxicas a los ingredientes.
  • Cocinar los alimentos a una temperatura de más de 75ºC: no consumir carne cruda o poco hecha para matar así todo tipo de microorganismos que transmiten enfermedades. Nunca se deben servir carnes semicocidas, “jugosas” o crudas.
  • Lavar muy bien frutas, verduras y hortalizas bajo el agua para quitar tierra, así como posibles bacterias o parásitos causantes de enfermedades.
  • Cocinar los huevos con seguridad. Se deben cocinar muy bien, no dejarlos sin cuajar, ni tomar las tortillas con huevo líquido. El huevo crudo a temperatura ambiente es caldo de cultivo para las bacterias.
  • Evitar lácteos elaborados con leche no pasteurizada (leche, quesos frescos o blandos y productos derivados)
  • Evitar el contacto de alimentos crudos con alimentos cocinados.
  • Evitar el consumo de pescado o marisco crudo o poco hecho (también platos como ceviche o sushi)
  • Consumir los alimentos después de cocinarlos. No dejarlos a temperatura ambiente durante más de dos horas.
  • Conservar los alimentos perecederos en el frigorífico.
  • Evitar el consumo de productos cárnicos no elaborados, así como embutidos o ahumados
  • Descongelar bien la carne congelada antes de cocinarla.
  • No consumir alimentos después de su fecha de vencimiento.
  • Evitar el consumo de pescados grandes como el atún o el emperador (pez espada) debido a su elevada concentración de mercurio. En cambio, elegir otro tipo de pescados aptos para el consumo en embarazadas.
  • Evitar el consumo de paté, a menos que sea enlatado.
  • En caso de comida recalentada, asegurarse que ha alcanzado temperaturas altas (más de 75ºC)

Fotos | © PhotoXpress.com, reproducida con autorización y Jeff Kubina en Flickr
En Bebés y más | Durante el embarazo, alimentos seguros ¡más que nunca!, Diez consejos para una alimentación sana en el embarazo
En Vitónica | Durante el embarazo, alimentos seguros ¡Más que nunca!
En Directo al Paladar | Alimentación en el embarazo: consejos para cocinar platos seguros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario