Compartir
Publicidad

Unos padres advierten sobre la importancia de utilizar la silla del coche: el cinturón de seguridad cortó al medio el abdomen de su hija de 6 años

Unos padres advierten sobre la importancia de utilizar la silla del coche: el cinturón de seguridad cortó al medio el abdomen de su hija de 6 años
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El cinturón de seguridad salva vidas, pero siempre que sea bien utilizado. En ese caso, por su mal uso, se convirtió en una trampa que casi le cuesta la vida a Samantha, una niña de seis años tras sufrir una grave accidente de coche con su padre. El coche se salió de la carretera e impactó contra a un árbol a gran velocidad.

La niña no iba en una silla de coche adecuada para su edad, no iba en ninguna en realidad. Iba en el asiento trasero con el cinturón de seguridad de adultos: la parte inferior ubicada a la altura de su abdomen, y la parte superior colocada detrás de su espalda. Esto provocó que al chocar de forma tan brutal, el cinturón actuara como una cuchilla cortando literalmente al medio el abdomen de la niña hasta el punto que sus intestinos quedaron expuestos.

Parecen mayores, pero no lo son

También sufrió conmoción cerebral, fractura de una vertebra y numerosas contusiones. Tras dos semanas en la UCI y una en la planta pediátrica, la niña ha sido dada de alta, pero tienen graves consecuencias físicas y psicológicas, y creen que todavía tendrá que volver a atravesar por una cirugía.

Cuando los niños van creciendo pensamos que ya no son tan frágiles y que no pasa nada porque una vez no vayan en sus silla de seguridad o si la silla no está del todo bien colocada.

Como advierte la madre de Samantha, "No piense que sólo porque sus hijos tienen 7 u 8 años son demasiado grandes ... no lo son!"

La importancia de la silla de coche

Lo más probable es que si la niña hubiese utilizado un sistema de retención de seguridad adecuado a su talla y peso, los daños no hubiesen sido tan graves. Los niños siempre deben viajar con un sistema de retención hasta los 12 años. A partir de esa edad, siempre que su estatura iguale o supere los 145 milímetros, pueden utilizar el cinturón de seguridad para adultos.

Los niños que pesan entre 22 y 36 kg deben ir en una silla del Grupo III: deben utilizar un cojín elevador que se regula en altura y se coloca de frente de modo que permita usar el cinturón del vehículo sobre la clavícula y la cadera del niño. Para estas edades también es seguro utilizar unos arneses especiales que son el sustituto perfecto de los del coche (se parecen a los de los pilotos de competición).

¿Por qué es tan importante un asiento elevador en los niños de esta edad? Si la niña accidentada hubiese utilizado una silla de seguridad, el cinturón de seguridad bien colocado se hubiese situado a la altura de sus caderas y no de su abdomen, evitando que este actuara como un cuchillo ante el fuerte impacto. Además, la parte superior del cinturón colocada a la altura de la clavícula, como debería estar, la hubiese protegido de sufrir un golpe tan fuerte en la cabeza.

La familia pide ayuda a través de una campaña de Go FoundMe para financiar la recuperación de su hija.

Fotos | Go FoundMe
Vía | Daily Mail
En Bebés y más | Ambas bebés sufrieron el mismo accidente de coche: la que iba en una silla a contramarcha salió ilesa, la otra sufre graves daños

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos