Sigue a Bebesymas

fiesta-navidad.jpg

Seguro que todos recordáis las típicas grabaciones del colegio en que durante algo así como dos horas podíamos ver a todas las clases haciendo su particular obra de teatro o baile. Aquella fiesta de Navidad en que salían cientos de niños cantando villancicos, aquellas cintas de despedida al acabar el curso.

Pues bien, en muchos colegios están tomando medidas y actualmente se prohíbe realizar fotografías o grabar vídeos de los niños a menos que haya una autorización firmada de los padres de los niños.

Esta medida viene a cubrir el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen especificado en la Ley de Protección del Menor que prohíbe, entre otras cosas, la “difusión de información o cualquier utilización de su imagen o su nombre en los medios de comunicación que pueda implicar menoscabo de su honra o reputación, o que sea contraria a sus intereses incluso si consta el consentimiento del menor.”

De esta manera, los padres de cada niño deben firmar una autorización conforme están de acuerdo en que otros padres (o ellos mismos) realicen fotografías o grabaciones en las que pudieran aparecer sus hijos.

La medida puede resultar exagerada, sin embargo me parece adecuada ya que la decisión y la responsabilidad deja de ser de la escuela para recaer en los padres. Ellos deciden si quieren que sus hijos sean grabados o no.

Todos recordamos los vídeos de primera y su sucedáneo actual, el vídeo en streaming, más conocido como YouTube, Tu.tv o Metacafe, por poner algunos ejemplos. Cientos de niños dándose porrazos, gritando con desmesurada alegría o con desmesurado enfado, etc., que a nosotros nos hacen mucha gracia, pero que quizá a un padre no le haga tanta.

Por otra parte hay colegios donde hay niños de acogida o hijos de mujeres víctimas de violencia de género en acogida cuyo anonimato en este sentido es totalmente necesario.

Más información | Derechos de los Menores – Ministerio de Justicia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios