Síguenos

un niño neandertal

Esta es una de las grandes preguntas que la ciencia ha planteado esta semana y que ha levantado las grandes contradicciones que tiene la investigación científica con lo que es justo y moral hacer: ¿Nacerá un neandertal en el siglo XXI?

¿Nacerá un niño neandertal?

Mi corazón de antropóloga ha dado un vuelco al leer esta noticia, se ha anunciado que un científico de la Universidad de Harvard, el doctor George Church, afirmaba que sería posible crear un neandertal y que una mujer lo gestara.

La noticia nació de una entrevista concedida a la publicación alemana Spiegel aunque el profesor Church ya ha aclarado que no es un proyecto realmente en marcha sino que unicamente había dicho que sería factible teóricamente. Poder comprender a nuestros primos más cercanos, interactuar con uno de ellos, entender mejor la esencia que nos hace ser lo que somos. Es fascinante, pero ¿es ético?

Mi corazón de madre se ha revuelto de horror. La investigación genética puede ayudarnos mucho, pero esto sería una monstruosidad. Un niño humano, con inteligencia y sentimientos, creado como un proyecto de investigación. Su vida sería convertirse en un experimento de laboratorio, su desarrollo emocional, su propia existencia, se convertiría en una desgracia.

No puedo concebir monstruosidad más terrible. Ser gestado por una madre que no será su madre, ser utilizado para pruebas y observación, como hacen con los animales.

“El niño feo” ya adelantó esta polémica en 1958

Inmediatamente he recordado un cuento de Asimov, “El niño feo”. Relata lo que sucede cuando un niño neandertal es llevado al presente para investigarlo (en este caso gracias a una máquina del tiempo). Se trata de una historia de intensa emotividad y que ya, en 1958, planteaba este dilema ético y científico.

Un niño neandertal necesita lo que cualquier niño

Una persona necesita a su familia, su entorno, su libertad y un desarrollo integral. Y un niño creado de esta manera nunca podría tenerlo, sería un forastero entre nosotros, siempre bajo la mirada estupefacta de los otros, siempre en manos de lo que otros hicieran de él. ¿Deberíamos, si se llegara a hacer posible totalmente en la práctica, hacer nacer un neandertal en el siglo XXI?

El debate ético en torno a la manipulación genética y las madres de alquiler

Esto abre un debate ético de enorme profundidad que abarca el uso de madres de alquiler, algo cada vez más extendido, y el propio uso de los niños como producto por el que pagar o con el que investigar.

Pero incluso nos debería hacernos la pregunta de si podemos seguir usando a nuestros primos primates, seres de enorme inteligencia y sensibilidad, como objetos que torturar, vender o analizar destruyendo su vida normal, como se nos plantea, por ejemplo, con el Proyecto Gran Simio o con la historia de la gorila Koko, capaz de comunicarse con lengua de signos.

Los neandertales eran seres humanos

Los neandertales se extinguieron hace unos 28.000 años, aunque esta cuestión sigue siendo investigada como nos contaron nuestros compañeros de Xatakaciencia. Llevaban habitando en Europa, Oriente Medio y Norte de África desde hacía más de 200.000 años. No está claro si su extinción fue provocada por el Sapiens Sapiens (nosotros) o si la causa fundamental fue un cambio climático.

Estaban adaptados a los climas fríos, eran robustos y cazadores. Y se nos parecían tanto que, posiblemente no nos daríamos cuenta si uno fuera vecino nuestro. Los neandertales eran seres humanos.

Tenían cultura, entendida como un complejo de transmisión de técnicas paleolíticas (Musteriense), enterramientos especiales para sus muertos y, posiblemente, arte rupestre. Los neandertales No solo eran humanos sino que no eran “inferiores”.

Aunque no fueran de nuestra misma especie tenían una intensa vida social y emocional, incluso todo indica que se comunicaban en el mismo nivel que nosotros y hasta podría ser que hablaran con un lenguaje articulado, aunque en esta cuestión sigue habiendo un intenso debate.

Eran tan cercanos a nosotros que incluso se considera que su linaje se cruzó con el de Sapiens Sapiens en un proceso de hibridación. Un niño neandertal se parecería mucho a lo que un niño humano sapiens sapiens necesita.

Ciencia y ética en torno al niño neandertal

El Instituto Max Planc de Leipizg desarrolla una investigación profunda sobre el genoma neandertal y ha conseguido enormes avances en su comprensión, como publicaron en la revista Science en 2010, por lo que, aunque no se ha desarrollado todavía la suficiente pericia técnica, quizá en un futuro cercano se convierta en viable lo que adelantaba el profesor Church: que nazca un niño neandertal por manipulación genética y sea gestado por una mujer. ¿Qué opinión tenéis vosotros de esto?

En Bebés y más | Los niños sapiens sapiens, ¿Aceptarías hacer más inteligentes a tus hijos por manipulación genética?, Se podrá inscribir a los hijos nacidos de un vientre de alquiler

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios