Compartir
Publicidad

"Little Miss América 2012": multimillonaria con 6 años por su belleza

"Little Miss América 2012": multimillonaria con 6 años por su belleza
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Bebés y más hemos hablado en más de una ocasión del concurso de belleza "Toddlers and Tiaras", que se emite en el canal estadounidense TLC y que muestra las vicisitudes de madres y niñas haciendo de todo por conseguir ganar. En este programa participó Isabella Barrett, una niña de seis años que ya es multimillonaria.

Isabella fue "Little Miss América" el año pasado y su fama le ha servido para lanzar su propia firma de joyas, Glitzy Girl, y su propia línea de ropa y maquillaje. Ser la imagen de dichos productos hace que su negocio cuente con 42 empleados y, según dicen, el año pasado facturaron nada menos que un millón de dólares.

La niña empezó a hacerse conocida con cuatro años, cuando su madre, Susanna Barrett, consideró que su hija tenía mucho futuro en el mundo de la belleza. La inscribieron en un concurso y, desde ese día, ha vencido en más de cincuenta y por ello se ha ganado el apodo de Bella, que es como la llaman sus padres.

Isabella es también la cara visible de una línea de juguetes de la cadena Toys R Us, cosa que la hace aún más famosa.

Si os estáis preguntando si el hecho de ser millonaria puede estar afectando de algún modo a la niña, pues imaginad. Ella solita fue capaz de pedir una comida de 2.200 dólares al servicio de habitaciones de uno de los hoteles cinco estrellas donde se aloja durante los concursos. Además, cuenta con vestidos hechos a medida valorados en 10.000 dólares cada uno y más de 60 pares de zapatos de diseño.

Tiene también unos dientes falsos hechos a medida (lógico, seguro que ya se le están cayendo los de leche), extensiones de pelo, uñas postizas y hace a menudo sesiones de rayos UVA.

Sus padres han sido criticados por "sexualizar" a la niña y por hacer un negocio de ello. La madre, sin embargo, explica que no la presiona, que sólo le ayuda a conseguir sus sueños y que si cualquier día le dijera que lo quiere dejar lo vería bien. La niña asegura que no quiere dejarlo, pues le encanta ser una estrella y su madre, al parecer, disfruta de ello tanto como la niña.

¿Le está ayudando a cumplir sus sueños?

Eso dice la madre, que le está ayudando a cumplir sus sueños. Y dicho así parece que esté ayudando a la niña. Yo, sin embargo, revisaría mucho mi escala de valores si estuviera ayudando a mis hijos a ser estrellas sólo por su aspecto y si estuviera haciendo que llegaran a cometer extravagancias absurdas y desmesuradas por el mero hecho de tener dinero.

Una persona no debería ser rica sólo por ser guapa, y menos una niña. El dinero debería llegar del trabajo, de hacer cosas importantes, de tener aptitudes para hacer algo y lograr la excelencia con ello. El problema es que la sociedad no está montada así, no gana más el que hace cosas más importantes.

Volviendo a Isabella, sólo espero que el día en que su cara deje de ser un reclamo, el día en que dejen de llamarla porque ha crecido, ya no es una niña y ya no vende (si es que ese día llega), su familia acepte que todo tiene su fin y sepan explicarle que lo de las cenas de lujo se ha acabado.

Vía | El Mundo Foto | Businessinsider En Bebés y más | "Las niñas van asumiendo con naturalidad perversa su condición de objetos sexuales". Entrevista a la psicóloga Olga Carmona, "Existe un patrón de hipersexualización de las niñas muy polarizado". Entrevista a la psicóloga Diana Sánchez, "Dejemos que las niñas y los niños disfruten de su infancia". Entrevista a la terapeuta Elena Mayorga

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos