Síguenos

Los desahucios hacen que los niños sean aún más pobres

Seguro que estos días habréis oído en las noticias que se están desahuciando a cientos de familias por no poder pagar sus hipotecas hasta el punto que hay personas que deciden quitarse la vida, como sucedió hace unos días en Barakaldo, donde una mujer, conocida por haber sido concejal del PSE-EE, decidió saltar desde el balcón de su casa en el momento que una comisión judicial llegaba para realizar el desahucio.

Este caso, imagino que por ser una persona más o menos conocida, hizo que se detuvieran temporalmente los desahucios y que el gobierno se planteara algunas cosas, como evitar que las personas más indefensas quedaran totalmente desprotegidas. Vamos, que han decidido que las familias con personas dependientes a su cargo y con niños pequeños o numerosas no puedan ser desahuciadas. Es una buena noticia, aunque tiene matices, demasiados, porque si tu hijo tiene 4 años, naranjitas de la china.

Sólo para menores de tres años o familias numerosas

Tal y como nos informan nuestros compañeros de El Blog Salmón, además de haber límites a nivel económico (renta máxima, que la hipoteca suponga más de un 50% de los ingresos netos, que los padres estén en paro y sin prestación, etc.), la medida de protección ante los desahucios sólo será efectiva cuando el niño sea menor de tres años o si la familia es numerosa o monoparental con dos hijos.

Vamos, que si ponemos como ejemplo a una pareja con dos niños de seis y cuatro años que las están pasando canutas, no habrá razón para no desahuciarles.

Sólo durante dos años

Pero ojo, la protección contra el desahucio no es para siempre, sino sólo para dos años. Si pasados dos años la situación no se ha modificado se podrá llevar a cabo el desahucio sin moratoria posible (a no ser que en ese momento, dentro de dos años, la ley cambie en otro sentido).

Debate hay para rato

Está claro que esta medida tan necesaria genera debate porque aunque protege provisionalmente a los más pequeños no los deja totalmente defendidos. Si un niño tiene ya 4 años y sus padres están en una situación difícil, pese a no tener culpa ninguna de la situación que estamos viviendo, queda automáticamente condenado a la pobreza extrema, porque no sólo le quitan a tus padres el piso en el que vives, sino que siguen debiendo la deuda que en su día adquiristeron al comprarlo (cuando lo lógico sería que la deuda quedara saldada).

Dice la constitución española que todos tenemos derecho a una vivienda digna, pero como podemos ver el gobierno se olvida de la constitución para cosas como éstas, tan importantes para toda la población, y se acuerda de ella y casi la besa cuando se oyen voces de independencia en Cataluña. Esto es realmente lamentable, porque miles de niños pequeños están quedando condenados a malvivir y a malcomer.

En el CAP en el que trabajo estamos viendo, desde hace años, que muchos niños no desayunan, que van al colegio sin probar bocado, por falta de hábito, por salir escopeteados o porque por la noche cenan mucho, llegando a pasar muchas horas desde que cenan hasta que comen algo a media mañana.

Estábamos a punto de hacer una intervención en los colegios para tratar de concienciar a los padres de la importancia de desayunar antes de ir al colegio cuando nos encontramos con que muchos niños ahora no desayunan porque directamente no tienen nada que llevarse a la boca, haciendo una sola comida al día, la del mediodía.

Por suerte para estos niños, en estos colegios están destinando parte de su presupuesto a comprar fruta, leche y galletas y, cada mañana, van a buscar a los niños a la clase y los sacan un rato para que desayunen. Sin embargo esto no es más que un parche, una solución temporal, porque no creo que puedan darles el desayuno siempre y porque es posible que esto vaya cada vez a peor.

No sé en qué mundo vivimos, pero cada vez siento más hastío por ver como nuestros impuestos, los que deberían repercutir en un mayor estado del bienestar se han destinado a salvar bancos que luego aún tienen los santos cojones el valor de ir a echar de sus casas a la gente.

No sé cuál es la solución, pero está claro que desahuciar a una familia y dejarlos en la calle con una deuda que jamás podrá pagar y haciendo de nuestros hijos personas desgraciadas no puede ser algo bueno.

Luego aún son capaces los políticos de echarnos la culpa diciendo que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y que por eso estamos en crisis. Y para más INRI, dicen que para remontar la economía hay que incentivar el consumo.

Vía | Qué
Foto | Doepp Jakab
En Bebés y más | “No debería pasar aquí”: campaña Save the Children contra la pobreza infantil en el Reino Unido, ¿es demasiado alarmista?, Estado Mundial de la Infancia 2012: Las niñas y los niños en un mundo urbano

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios