Síguenos

termometro-mercurio

A partir de hoy, cuando nos planteemos qué termómetro elegir para tomarle la temperatura a nuestros hijos debemos excluir de la lista al termómetro de toda la vida, el de mercurio, ese que sacudimos hasta partirnos las muñecas para bajarle la rayita.

Hace ya tiempo nos enterábamos de la prohibición de fabricar estos termómetros por parte de la Unión Europea por el riesgo que supone el metal con el que están fabricados para los humanos, el ecosistema y la fauna.

Sin embargo, los plazos se han extendido más de lo deseado siendo que se trata de un artículo tóxico y fácilmente rompible que suelen manipular los niños. Dos años y medio después de anunciar esta medida, por fin hoy, 3 de abril, es el día en el que se prohíbe la comercialización de todo instrumento de medición que posea mercurio.

A partir de hoy no pueden venderse en las farmacias. Si tienes uno en casa puedes usarlo, pero si vas a tirarlo no lo tires a la basura, debes llevarlo a un punto limpio. Y por supuesto, ten mucho cuidado de dejarlo al alcance de los niños, pues el contacto con el mercurio puede provocar reacciones alérgicas, irritaciones y la acumulación de pequeñas dosis hasta puede desencadenar diversas enfermedades nerviosas.

Un consejo útil si se te rompe en casa un termómetro de mercurio: debes colocarte guantes para recoger las bolitas con un papel o cinta adhesiva. No debes utilizar aspirador ni productos de limpieza y meter las bolitas en un recipiente con tapa que no se de metal y tirarlo al punto limpio. También debes tirar los guantes.

Por lo demás, te recomendamos que cambies los de mercurio por termómetros más modernos que son igualmente muy efectivos. Los hay digitales, con infrarrojos e incluso a distancia.

Es hora de jubilar al viejo termómetro de mercurio.

Vía | El Mundo
En Bebés y más | Qué termómetro elegir

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios