Sigue a Bebesymas

gemelos

Científicos italianos de distintas universidades han descubierto que los fetos de gemelos entablan una curiosa relación táctil desde bien temprano en el útero. Con 18 semanas de gestación ya quieren “socializarse” dentro del vientre materno, y se buscan y se tocan cuidadosamente a modo de caricias.

A esta conclusión han llegado psicólogos, neurólogos y ginecólogos tras estudiar los movimientos de cinco parejas de fetos gemelos con ultrasonografía, una técnica ecográfica de cuatro dimensiones. Los detalles se publican en la revista PLoS ONE con el título de “Wired to Be Social: The Ontogeny of Human Interaction” (“Programado para ser social: la ontogenia de la interacción humana”).

En las primeras grabaciones de 20 minutos de duración, tomadas a las 14 semanas de embarazo, observaron que los bebés se tocaban un poco entre sí, y que más bien se tocaban a sí mismos (los ojos y la boca principalmente), además de acariciar la pared uterina. Serían los primeros experimentos sensoriales de los pequeños.

Sin embargo, cuatro semanas más tarde, el 30% de los movimientos iban dirigidos a su hermano, muchos en forma de lo que podría interpretarse como caricias en la cabeza, y se prolongaban durante más tiempo, mostrando cierto “perfeccionamiento” que no ha sido considerado accidental por los autores del estudio.

Como no podía ser de otro modo, las conclusiones de este estudio han sido tomadas para hacer causa dentro del debate en contra del aborto en España (e imagino que también en otros países), y la mayoría de referencias a esta noticia la encontramos en periódicos conservadores o páginas webs relacionadas con personas o sectores cristianos que además en muchos casos no ofrecen los datos de un modo completo.

Nosotros podemos leer la noticia del estudio en su totalidad (en inglés) desde aquí, en la que no se hacen valoraciones más allá de los datos importantes que nos gustaría resaltar, el alto grado de sensibilidad y “conciencia” de los fetos (mayor conforme avanza el embarazo) y la tremenda interacción y conexión entre los gemelos dentro del vientre materno.

No me extraña que, una vez nacidos, los pequeños sigan necesitándose cerca, han pasado mucho tiempo unidos fuertemente. Una amiga me comentaba hace poco que sus pequeños se dormían plácidamente en la cuna cuando se “acoplaban” imitando la postura que mantenían durante los últimos meses antes de nacer.

Y es que lo que parece innegable es que estas caricias entre hermanos en el útero materno confirma los humanos estamos diseñados para ser sociales y que nuestro interés por la comunicación se desarrolla de modo natural a medida que el sistema neuronal madura.

Vía | Muy interesante
Más información | PLoS ONE
En Bebés y más | Elegir el nombre de los gemelos, Complicaciones más comunes en el embarazo de gemelos, Anestesia para el feto cuando se practique un aborto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario