Compartir
Publicidad

El peque ya no lo es tanto: evolucionamos con nuestro dormitorio

El peque ya no lo es tanto: evolucionamos con nuestro dormitorio
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nuestros hijos crecen, y con ellos, también sus habitaciones. Y es que las necesidades de los pequeños van variando a lo largo de los años. Esto podría suponer un problema, pues ya sabemos que el proceso es más rápido de lo que nos imaginamos en un primer momento. ¿Cuánto dinero voy a tener que invertir cada año en adecuar la habitación a sus necesidades?

Tranquilo, afortunadamente hay un sinfín de opciones que te pondrán las cosas fáciles. Se trata de intentar ahorrar al máximo, buscando muebles funcionales que nuestros hijos puedan usar con 3 y con 15 años, haciendo simplemente unos pequeños retoques.

Primera clave, colores neutros en la decoración

Colores Habitacion Infantil 2

Seguro que muchos amáis el color. Vuestros hijos también. Pero esto no significa que necesariamente tengas que pintar la habitación infantil con mil colores diferentes. Una buena opción para economizar es apostar por los ambientes neutros, no sólo de las paredes y los suelos, sino también en lo que respecta al mobiliario.

Colores Habitacion Infantil 1

Se trata de comprar armarios o cómodas blancas que no queden desfasadas con el paso del tiempo y pintar nuestras paredes de blanco. ¿Y el color? Muy sencillo: puedes incluirlo después a través del textil infantil. Recuerda que el textil es una herramienta muy poderosa. Por norma general, encontrarás un sinfín de colchas, cojines y cortinas a buen precio que te solucionará bastante la cuestión. Esta inversión será menor que cambiar tus muebles a colores que evolucionen con la personalidad de tu hijo o cambiar la pintura de la habitación.

Suelos cálidos para tus hijos

Alfombras 2

Por norma general, el suelo de las habitaciones de los niños suele ser similar al del resto de la casa. Ahora bien, hay que tener en cuenta que, cuando los niños son pequeños, pasan mucho tiempo en el suelo jugando. Para cortar el frío que suele subir de las baldosas o el parquet, puede ser interesante apostar por otra solución económica: las alfombras infantiles.

Alfombras 1

Estas alfombras pueden encontrarse en diferentes tamaños, llegando a cubrir toda la zona de juego de tus hijos. Lo mejor de todo es que no suelen ser demasiado caras, por lo que sale mejor que enmoquetar todo el suelo de la habitación o sustituirlo por un pavimento más cálido como la madera.

Camas convertibles para ganar tiempo

Cunas Convertibles 2

Es evidente que cuando los pequeños se convierten en adolescentes necesitan camas más grandes. No obstante, también se puede economizar en esto. Puedes, por ejemplo, hacer más fácil el paso del dormitorio de bebé a dormitorio infantil intentando conseguir alguna cuna convertible. Estas cunas suelen tener dos alturas, por lo que, cuando tu hijo crezca un poco, podrás bajarla y pasar de una cuna a una bonita cama. Si tu problema es de espacio, no dudes en buscar una cuna con cajoneras, ya que son bastante interesantes para guardar la ropa del bebé y otros elementos de aseo.

Cunas Convertibles

Además, cuando tus hijos crezcan, siempre puedes apostar por las típicas camas con escritorio. Son bastante funcionales y ocupan menos espacio del que ocuparía una cama y un escritorio independiente.

Soluciones efectivas para el gran almacenaje de una habitación infantil

Muebles Modulares Infantiles 1

La ropa de tus hijos cambia, igual que los objetos que se van almacenando en su habitación. Puedes apostar por armarios convencionales, sí, pero si quieres evitar protestas del peque cuando crezca porque no le termine de gustar, ¿por qué no optar por sistemas modulares?

Modulares Infantil

Un gran ejemplo es STUVA, una línea de Ikea que te permite ir añadiendo año tras año cajoneras y demás estructuras de almacenaje. Lo cierto es que sale rentable, pues la inversión al principio, cuando los niños son pequeños, es poca, pudiendo posteriormente ir añadiendo piezas a medida que las van necesitando. Lo mejor de todo es que podrás configurar el dormitorio como tú quieras, diseñándolo según las necesidades que quieras cubrir.

Almacenaje pequeño útil a todas las edades

Almacenaje Infantil 2

Los grandes armarios (o sistemas modulares, como hemos visto) son un acierto. Pero la verdad es que el pequeño almacenaje también puede convertirse en una opción útil para ahorrar dinero. Pensad que desde el primer momento los niños cuentan con un sinfín de cosas pequeñas para guardar, desde crema, calcetines, baberos... Qué os vamos a contar. A medida que van creciendo, estas cosas cambian, pero siguen necesitando espacio funcional para guardar su ropa, los juguetes o los apuntes atrasados del colegio. Por este motivo, las opciones de almacenaje pequeño funcionan bien.

Almacenaje Infantil

Desde cestos con rejilla, almacenaje de pared, hasta almacenaje de bolsillo para cama, todas estas soluciones pueden ser muy útiles en la habitación infantil. Deja que sean tus hijos, desde pequeños, quienes organicen todo a su gusto, recogiendo sus juguetes y sus tesoros más preciados.

Las cajas siempre son útiles

Cajas Almacenaje

Y las cajas de almacenaje son, ante todo, económicas. Pueden ser un complemento genial para que tus hijos guarden sus trastos. Ocupan poco y además en un futuro podrán almacenar desde libros hasta apuntes. No parece por tanto mala idea apostar por un sistema de almacenaje de cajas para la habitación infantil.

Baul Infantil

Si lo prefieres, también puedes apostar por el típico baúl. No tienen necesariamente que ser grandes, pudiéndose adaptar sin problemas a cualquier rincón del dormitorio. Además, hay algunos modelos que también incorporan un cómodo banco en la parte superior, ofreciendo así dos soluciones en una.

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos